lunes, 8 de enero de 2007

Cómplices

El viernes pasado, el diario Clarín publicó una nota de cara a las elecciones nacionales de este año http://www.clarin.com/diario/2007/01/05/opinion/o-01339063.htm. El artículo deja ver como el empresariado argentino se prepara para las próximas elecciones. Para ello se tomó como parámetro a la tradicional organización que reúne a las empresas líderes del país (más de 400 firmas), estamos hablando de IDEA: Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina. Idea eligió como titular del Coloquio de este año a Guillermo Murchison, dueño de una compañía marítima bastante importante. Pero su característica más apreciada a la hora de efectuar la designación fue su afinidad hacia la ideología de este gobierno y su forma de proceder. Parece que después del mal momento que Alfredo Coto le hizo pasar a Idea al tirarse contra Kirchner y sus políticas públicas, durante su presidencia, en el coloquio 2005.
Lo que asusta es la complicidad y el sometimiento con el que se maneja el empresariado en nuestro país. En vez de unirse para defender los derechos del libre mercado, actúan como pollitos mojados, esperando no desairar el autoritarismo de nuestro presidente, y desde ya, esperando conseguir alguna ventaja a futuro (quien dice, alguna licitación, tal vez.....) Desaprovechando las posibilidades que les podría brindar el trabajo en conjunto a través de IDEA, o de distintas cámaras de comercio, etc.
Otras expresiones de este fenómeno las componen, por ejemplo: Daniel Hadad, que siendo el dueño del canal aparentemente más crítico del gobierno, de un momento para otro (vaya a saber uno ¿por qué?) dio una “vuelta de campana” y terminó siendo el principal aliado en el mundo mediático del gobierno, después del alejamiento de Grupo Clarín. Tan es así, que Hadad terminó formando parte de la Comisión del Presidente a Nueva York, junto con los funcionarios más cercanos a Kirchner.
La lista de este club, cada vez menos exclusivo, es larga. Un número de la Revista Noticias (me excuso por no recordar bien cuál) se preocupó por escarchar a este tipo de empresarios: entre otros se contaba a Franco Macri, cuyos negocios con el gobierno son para nada consecuentes con la oposición política que su hijo pretende liderar.
Con este grado de complicidad de la empresa argentina será necesario contar con una sólida y extensa sociedad civil, para contrarrestar cualquier tipo de medida autoritaria en desmedro de la ciudadanía nacional.

2 Comentarios:

Blogger Mayor Payne dijo...

Mechi, el tema es que los empresarios razonan así: "si gano plata con el psicópata éste, ¿qué voy a ganar jugando en contra, además de los gritos e insultos que me voy a comer desde el atril y en la oficina de Moreno?".

El gran problema que se les va a venir a los empresarios con ese razonamiento está en que Kirchner es impredecible, y en cuanto los empresarios pasen a ser una molestia para K. o un instrumento para pegarle a otro, van a empezar a perder duro. Y ahí se van a acordar de las instituciones, el libre mercado y van a llorar de lo lindo.

6:24 p. m.  
Anonymous martín dijo...

muy bueno.

saludos.

5:51 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Más recientes›  ‹Antiguas