martes, 9 de enero de 2007

¿Dónde está el Cuarto Poder?

El secuestro de Luís Gerez, albañil y testigo clave en el proceso que le impidió a Patti acceder a su banca en el Congreso, arrojó dudas desde un primer momento. Que el Presidente –que ya cuenta con un desaparecido en su gobierno- haya amedrentado a los captores con sus palabras televisadas, suena a teatro. Ya lo marcaba Mayor Payne en ese entonces: “Se requiere un grado de ingenuidad rayano en la estupidez para pensar que los gritos de Néstor por cadena nacional hicieron temblar a los secuestradores para que largaran al testigo ultra-kakista Luis Gerez de donde sea que estuviera”. (Más)

Pero tampoco creo en las casualidades. Simplemente son, probabilísticamente hablando, muy complicadas de darse. En consecuencia, debe haber otra explicación.

Desde ya no soy el único en notarlo. Patti obviamente se desligó del hecho y la oposición se apresuró en pedir que el Gobierno investigue para informar. Había muchas cosas que no cerraban: ¿Por qué no mostró jamás Luis Gerez las marcas de las torturas a las que lo sometieron y cómo hizo Canal 7 para llegar tan rápido al lugar de la liberación?

El primero en tirar la bomba fue Carlos Menem, quien no tiene nada que perder (ni que ganar) en el escenario político: “Para mí, es un cuento. Es un absurdo hablar de las fuerzas parapoliciales, paramilitares. Todo lo que tenga uniforme para este presidente [en alusión a Néstor Kirchner] es malo. ¿Por qué no piensan en un civil? ¿No serán del mismo gobierno que llevó a cabo este accionar? (Acá)

Como era de esperarse, desde el oficialismo le llovieron insultos y denostaciones. Pero para el miércoles 3, el panorama era diferente. Inconsistencia en las declaraciones de Gerez, una investigación estancada y un rumor (ya anticipado por Patti ) que decía que el secuestro era producto de una interna en el gobierno provincial, hicieron bajar el tono desde el gobierno y cambiar de rumbo las investigaciones. Hasta un hijo de Gerez piensa que el secuetro fue para beneficia a Kirchner (ver)

Como podrán ver, hay bastante tela para cortar. Ahora bien, yo me pregunto dónde está el supuesto cuarto poder, porque a decir verdad, hay suficiente material para descubrir un escándalo político de inmensas dimensiones. Sin embargo, la prensa no parece animarse más que a hacer tibias declaraciones y dispares supuestos. ¿Dónde están Eliaschev y Lanata, paladines del periodismo libre e inquisidor? Seguramente de vacaciones, ¿pero no queda nadie que se anime a poner el dedo en la llaga? ¿O es que “secuestros”, “testigos” y “derecho humanos” son palabras muy fuertes para desafiarlas?

Cuarto Poder... no te auto persigar... ejercete.

6 Comentarios:

Blogger Mercedes dijo...

Una muy bien merecida acusación.

10:52 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Todos sabemos en el fondo que si Majul no se hubiese tomado vacaciones, no dirían estas barrabasadas del cuarto poder.

Majul, we love u.

2:27 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Eso ¿Donde están los valientes periodistas?

11:02 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

La gente quiere saber de que se trata!

4:09 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

¿Dónde están los valientes Lanata y Eliaschev?

7:42 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Si estuviera Minguito Tinguitella les hubiese levantado una lápida o un manolito.

7:45 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Más recientes›  ‹Antiguas