sábado, 27 de mayo de 2006

Una pluralidad de uno

En su discurso de la "Plaza del Sí" este último 25 de mayo, el presidente Kirchner hizo un llamado a la "construcción plural" , a una "Argentina plural" con "todos aquellos argentinos que, por arriba de cualquier cuestión chiquitita, quieren consolidar una Patria diferente". Entusiasmado por haber llenado la plaza con los súbditos de los señores feudales de la Argentina -los gobernadores, intendentes, sindicalistas y capos piqueteros-, Kirchner finalmente consideró que podía hacer un llamado a la pluralidad, luego de tres años de un discurso implacable de "ellos o nosotros", "amigos o enemigos". Ahora que finalmente había dominado al aparato, Kirchner podía darse el lujo de tirar unas palabritas conciliadoras.

Claro que pronto esto iba a quedar desmentido. Rápidamente se apuró Aníbal Fernández a aclarar que "la pluralidad" no iba a incluir a Carrió, López Murphy, Macri o Sobisch -oh casualidad, los referentes de los principales sectores de la oposición. El ministro del Interior fue rápido en decir que "no piensan como uno". El criterio de "la pluralidad" es, entonces, juntar todos los nombres que estén dispuestos a ponerse detrás del liderazgo "nacional y popular" de Nuestro Presidente, con exclusión, eso sí...de los que tienen ideas distintas a las del Presidente. Los que "no piensan como uno" se van a quedar viendo todo desde la tribuna o desde las bancas de la Escribanía Nacional (ex Congreso de la Nación).

En el fondo, hubiera sido mejor para todos que nunca se hiciera este llamamiento a "la pluralidad"; no valía la pena tener la menor ilusión de que el Gobierno de Nuestro Presidente iba a cambiar las mañas de tres años de gobierno.

¿Qué pluralidad puede pedir un gobierno que exige quitar cargos a los diputados de su propio bloque que osan expresar dudas sobre las políticas implementadas?

¿Qué pluralidad puede pedir un gobierno que exige no incorporar a un diputado opositor (votado por 400.000 personas) basándose en cargos de "inhabilidad moral" presentados por un verdadero inhábil moral como Miguel Bonasso?

¿Qué pluralidad puede pedir un gobierno que en repetidas oportunidades atacó a sectores que sostienen ideas diferentes, tildándolos de "conspiradores" (¿se acuerdan del "complot" que K denunció en 2004?), "gente que quiere una Argentina para unos pocos", y demás insultos tirados desde el atril?

¿Qué pluralidad puede pedir un gobierno que exige que los diarios se autoidentifiquen como "opositores" cuando publican opiniones contrarias?

Simplemente no es creíble. Y haríamos bien en no darle el nombre de "pluralidad", aún si suman a dirigentes de otros partidos a las filas del Frente por la Victoria (¿contra quiénes esperan lograr la "victoria"?), porque le estaríamos dando un nombre digno a una mentira, la mentira de un gobierno que es plural en la medida en que esa pluralidad se someta a las ideas de "uno". Otra mentira como creer que vivimos en una democracia cuando en realidad vivimos en el régimen feudal de los señores del PJ y sus amigos de turno.

Sigamos así.

8 Comentarios:

Blogger Sine Metu dijo...

Hice un fisking del discurso de Kirchner del 25 de mayo en la plaza.

Podés leerlo aquí:

Farsa de Mayo (Viagra Electoral)

6:15 p. m.  
Blogger Charly Karl dijo...

Mayor Payne, lo felicito por su excelente comentario.

Lo que me sorprendió enormemente, es que en el palco se encontraban algunas personas que cuando se produjo el atentado del 11 de septiembre del año 2001, contra las Torres Gemelas de la ciudad de Nueva York, dijeron públicamente haber festejado bebiendo champagne. Recordemos que en dicho atentado murieron más de 3.500 civiles indefensos de diferentes nacionalidades, que se encontraban realizando su trabajo.

Tengamos presente que uno de los abogados de esos grupos, que defienden los derechos de algunas personas, estuvo varios años preso por haber asesinado a sus propios padres, obteniendo su libertad por la ley del 2 por 1, cuando en otros países por semejante crimen, y al tener como agravante el vínculo, se les otorga cadena perpetua sin posibilidad de excarcelación.


Saludos

8:01 p. m.  
Anonymous Carlos dijo...

"Otra mentira como creer que vivimos en una democracia cuando en realidad vivimos en el régimen feudal de los señores del PJ y sus amigos de turno"
Me parece que tenés que volver a repasar Historia Medioeval o Educacion Civica en su defecto. Calmáte un poquito que te va a subir la presión.

9:05 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

carlos querido, como se nota que desconoces por completo la realidad en la que vivis, cruzaste alguna ves la general paz?? por favor, en tus proximas vacaciones anda a conocer los pagos formoseños o santiagueños y preguntà si en una provincia donde màs del 60% de la fuerza laboral està empleada por los tres poderes puede darse el lujo de opinar libremente?? y ni hablemos del reparto de esos mismos puesto de trabajo?? eso a mì me hace acordar del contrato entre el feudal y el vasallo, a vos no carlos??... coraje mayor paine, "las ideas no se matan"

5:28 p. m.  
Blogger Mayor Payne dijo...

Del diccionario de la Real Academia Española:
feudo.
(Del b. lat. feudum).
1. m. Contrato por el cual los soberanos y los grandes señores concedían en la Edad Media tierras o rentas en usufructo, obligándose quien las recibía a guardar fidelidad de vasallo al donante, prestarle el servicio militar y acudir a las asambleas políticas y judiciales que el señor convocaba.

Cambiá "soberanos" por "presidentes", "grandes señores/vasallos" por "gobernadores", y "asambleas políticas" por "Gualeguaychú y Plaza del 25".
Agregale que algunas de nuestras democráticas provincias tienen sus propias dinastías y después decime si no te suena parecido a algo.

12:22 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Great site loved it alot, will come back and visit again.
»

7:08 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Your site is on top of my favourites - Great work I like it.
»

9:41 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

I find some information here.

7:04 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Más recientes›  ‹Antiguas