viernes, 19 de mayo de 2006

Adios República

Dados los hechos vividos en la Cámara de diputados, por estos días, no nos queda más que hacernos a la idea de que la forma de Gobierno, que hacemos nuestra en la Constitución Nacional, no es otra cosa que una ilusión. Esto se ve claramente cuando se aparta de la presidencia de la Comisión de Agricultura a una diputada, cuyo único “pecado” fue disentir con la Omnipotente Voz del Poder Ejecutivo. Este hecho, constituye un atropello terrible contra la Separación de Poderes. Lo cual, no es poca cosa, ya que a la adhesión a este principio se debe la forma republicana de cualquier Estado.

Tal vez haya quienes excusen la medida tomada por nuestros diputados diciendo que esta mujer había “desobedecido” a su partido. A esta suposición le siguen algunas consideraciones:

  1. La Argentina no es Inglaterra, que tiene un Gobierno de Gabinete (una derivación del Parlamentarismo), que constituye un híbrido sin semejantes en el mundo y que funciona, entre otras cosas, sobre la base de la “obediencia partidaria”
  2. La bondad o maldad de los comportamientos humanos se juzga individualmente. El que obra es el hombre en una circunstancia determinada y con una intención particular. Es decir que a la hora de medir éticamente el obrar de los representantes del pueblo, se debe analizar las decisiones de cada uno de ellos y no la del partido político en general. Esta diputada entonces se vio en el conflicto de dirigirse conforme a su conciencia, o por el contrario, bajo los lineamientos descendientes de la Casa Rosada. De la primer manera hubiera conseguido estar tranquila moralmente, no así con la segunda opción. ¿Puede la Cabeza del partido al cuál pertenece, exigirle que actúe opuestamente a su conciencia? ¿No es fruto de un pensamiento totalitarista el hecho de creer que la decisión del grupo es la correcta y fuera de ella no se merece otra cosa que el “ostracismo”? En este sentido, Marcel Prelot, en Sociología Política, identifica un tipo de degradación del comportamiento político: El “Sectarismo Totalitario”, como aquel que “se expresa por la exclusividad del partido, que no acepta otra” y que para conseguirlo elimina a priori de la arena política a otros partidos.
  3. ¿No será, como dice Norberto Bobbio (filósofo italiano) que hoy vivimos en una “partidocracia”, más que en una “democracia?

5 Comentarios:

Blogger Jorge Y. de la G. dijo...

No voy a discutir tu análisis, no soy un especialista en derecho constitucional (ni siquiera soy abogado ni graduado en ciencias políticas) pero quisiera recordarte que el término "partidocracia" ha sido usado frecuentemente por la extrema derecha profascista en nuestro país, muchas veces para justificar golpes de estado. Seguramente Bobbio no lo usa con esa intención, pero yo tendría mucho cuidado con esa palabra.
Saludos

11:08 a. m.  
Blogger Mechi dijo...

Vale tu aclaración. Lamentablemente los términos utilizados en la política no son neutros. Asì, una misma palabra puede tener una connotaciòn negativa o positiva, según la época o el ámbito en que se la evoque.
El texto de Bobbio quiere hacer hincapié en la reducciòn de la política al juego de intereses de los partidos y como éstos se las ingenian para hacer oídos sordos a las demandas de los ciudadanos y permanecer en el poder. Esto en contraosición al verdadero objetivo de la democracia, que serìa hacer primar la voluntad del pueblo.

12:57 p. m.  
Anonymous caton el censor dijo...

Mechi: te aseguro que esa diputada ya se aseguró su reelección. Si, no tengas duda que para ella eso ha sido el mejor golpe político-mediático que pudo dar. O acaso vos conocés algún otro de los 257 diputados?
Por otro lado, no perdió la banca, perdió la presidencia de la comisión. Desde su banca podrá seguir apoyando o disintiendo con el gobierno de turno.
Por último, muchas veces el apoyo -o su ausencia- de tu partido es lo que garantiza la gobernabilidad. Alguna vez lo escuché a De la Rúa contar sus días finales en el poder, y te aseguro que sin partido no se puede gobernar.

4:02 p. m.  
Blogger Jorge Y. de la G. dijo...

Mechi, me parece perfecto que se denuncie el apartamiento de las normas republicanas pero creo que el ejemplo de Alarcón no es el más feliz, yo no había seguido de cerca el caso pero hoy me encontré con esta nota:

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/cash/30-2006-05-21.html

Creo que nos encontramos con un caso en que la teoría tiene poco que ver con la realidad.
Saludos

6:55 p. m.  
Blogger El criador de gorilas dijo...

No coincido con casi nada. http://elcriadordegorilas.blogspot.com/2006/05/si-quers-que-nada-avance-cre-una.html

5:43 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Más recientes›  ‹Antiguas