sábado, 3 de junio de 2006

La semana militar

Como pocas veces desde la restauración constitucional de 1983 -pero con creciente y preocupante frecuencia desde que asumió el actual gobierno- la cuestión de la relación entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas ha ocupado los medios. Desde el tan mentado acto del 24/5 en la Plaza San Martín, pasando por la propuesta de eliminar los liceos militares hasta llegar al acto del Día del Ejército (29/5), el Gobierno vivió una verdadera "semana militar" en su agenda.

El acto en recuerdo de los asesinados por el terrorismo guerrillero (perdón, "juventud idealishta") fue notorio en el campo militar por haber participado en él oficiales en actividad y de uniforme. Lo significativo es que estos oficiales son jóvenes capitanes y tenientes -que habrán sido chicos durante el gobierno militar-, y no los generales y coroneles que pudieron haber estado en actividad en esos años. Esto es un golpe a la presunción de que los nuevos oficiales de las Fuerzas Armadas están totalmente desentendidos de la cuestión (la "ruptura generacional" que tanto buscan Garré y Kirchner). Por supuesto, estos oficiales fueron sancionados rápidamente con arresto, no sea cosa que a cualquier otro miembro de las Fuerzas Armadas se le ocurra hacer alguna recordación por sus caídos. Esto lleva a otra cuestión interesante: la rapidez con la que fueron individualizados los concurrentes al acto dentro del Ejército; cualquiera diría que se trata de la supuestamente prohibida "inteligencia interna" de las FF.AA. Claro que cuando nos conviene, podemos dejarlo pasar...

Luego vino el confuso episodio de la planeada eliminación de los liceos militares. Con ignorancia supina, la ministra de Defensa que supimos conseguir redujo la cuestión de los liceos a su descreimiento de la "educación militarizada". A la ministra le hubiera bastado enterarse de que son colegios secundarios como cualquier otro, abiertos a cualquier interesado (y en el caso del Liceo Naval Almirante Brown, un verdadero colegio privado), pero que ofrecen instrucción militar. Le hubiera bastado enterarse de que no es un residuo argentino, sino que existe en otros países del mundo, no para "militarizar a la juventud" o forzar el ingreso a las FF.AA., sino para asegurarse de que, de ser necesario, existan ciudadanos con instrucción militar que sirvan de reserva a las Fuerzas Armadas permanentes.

La rapidez con la que surgió el tema y la ignorancia con la que se lo proclamó hace pensar que se trató de una iniciativa personal de la ministra Garré (aparentemente bastante ambiciosa y con ganas de proyectarse) que buscaba mostrarse como "más papista que el Papa" ante el arco progre local. Kirchner, a quien le gustan los papistas siempre que recuerden quién es el Papa, rápidamente efectuó un clásico "arrugue", ante la reacción adversa de los padres y alumnos de los liceos e incluso de figuras políticas relevantes que fueron estudiantes. Con el agravante de que se vió forzado a retroceder en una medida que él no proyectó, por lo cual no le esperan buenos tiempos a la ministra que se salió de su lugar...

Después vino el acto del Día del Ejército en el Colegio Militar. Para la opinión pública, el acto consistió de una patoteada de Kirchner ante el Ejército, al cual le gritó al mejor estilo Fabián Gianola que "no les tengo miedo" -apenas dos minutos después abandonó el acto y se subió a un auto que lo llevó a un helicóptero-, a la que se le agregó la participación de María Cecilia Pando, cuyo único delito fue escribir una carta de lectores en contra del Presidente, el cual ya fue castigado con el retiro forzoso de su esposo, un mayor del Ejército (perdón, "pollerudo" según el ministro del Interior, Aníbal "Cloaca" Fernández - al cual habría que preguntarle si Perón era pollerudo por dejar que hablara su esposa). Hay que mencionar además al personal militar que sin autorización le dió la espalda al Presidente en medio de su discurso, los oficiales que sin más se pararon y se fueron del palco o la presencia de sólo 8 de los 23 generales del Ejército, en otra muestra de debilidad interna y pésimo respaldo de la fuerza al Jefe de Estado Mayor, teniente general Roberto Bendini.

Por supuesto, no van a faltar quienes digan que la presencia de oficiales en actividad en un acto por los otros caídos de la década del '70 es una muestra de "politización" y "respaldo a los represores" dentro de las Fuerzas Armadas. No van a faltar los que digan que los incidentes del Día del Ejército son "señales de insubordinación y falta de respeto al Presidente en defensa de intereses corporativos". Esto es señal, en realidad, de algo más preocupante. Es señal de que las constantes agresiones, repetidas muestras de desprecio y permanentes agravios a las Fuerzas Armadas por parte de quien debería ser su Comandante en Jefe están empezando a afectar la disciplina interna. En suma, si hay politización, es solamente porque el Presidente politizó la cuestión militar sin necesidad alguna.

Vale recordar la advertencia que hizo el teniente general Ricardo Brinzoni en su discurso de despedida, luego de ser removido por Kirchner en su primera purga de las Fuerzas Armadas: "La intriga cuartelera hacia la política fue erradicada de la vida argentina. La intriga política sobre los cuarteles es tan riesgosa como la anterior y parece regresar después de 20 años” En su momento, Brinzoni fue tachado de "insubordinado", "irrespetuoso" y otras cosas. Los hechos de esta semana demuestran la actualidad y anticipación de sus palabras.

Uno de los pocos logros del período constitucional inaugurado en 1983, la despolitización de las Fuerzas Armadas, está en riesgo por los manejos caprichosos de un irresponsable y vengativo, obsesionado en culpar a oficiales y soldados que ni habían nacido de los crímenes y errores de sus predecesores sin hacer siquiera la menor autocrítica por sus propias acciones en aquel período.

Cosecharás tu siembra.

2 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

Very best site. Keep working. Will return in the near future.
»

7:08 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

I'm impressed with your site, very nice graphics!
»

9:41 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Más recientes›  ‹Antiguas