sábado, 14 de julio de 2007

Saltan las tapas de las ollas

.
Y ahora es Romina Picolotti...
.
Parece que la Wonder Girl ecologista, nombrada de apuro por el presidente Kirchner como guiño a los asambleístas de Gualeguaychú (porque es causa nacional, ¿se acuerdan?), aprovechó su designación en la Secretaría de Medio Ambiente para rodearse de amigos, parientes, ex novios..., no sólo para que le hagan compañía sino también para ocupar jugosos cargos en la Secretaría o para ser "asesores". Cobrando, por supuesto, sueldos aún más jugosos.
.

No sé por qué me resulta muy apropiado para una ecologista que plante su arbolito genealógico en el Estado. ¿Será su manera de reducir el calentamiento global?


.

Así, otra de las exponentes del Girl Power kirchnerista cae bajo fuertes sospechas de corrupción. Qué curioso... dado que yo creía, según lo que me informaban Página/12, Télam y Canal 7, que la corrupción había sido un sarpullido menemista/noventista que se había acabado en cuanto llegó la nueva era nacional y popular.
.
Se suma a Felisa Miceli, la estrafalaria "mujer de la bolsa", que aparentemente concluye negocios inmobiliarios en el baño privado de su oficina, y cuyo hermano es el único particular con cuentas en el Banco Central de la República Argentina.
.
También se une a Nilda Garré, a quien se le escapan ventas a precio vil de material militar al extranjero, excusadas, eso sí, bajo el fantástico razonamiento de que se trató de una "inexplicable subfacturación". Frase que bien podría sumarse al listado de grandes delirios de la política argentina, junto al "investigaremos hasta las últimas consecuencias", "el que depositó dólares, recibirá dólares" y el "traje a rayas para los evasores", y que constituye quizás el único aporte lingüístico de relevancia realizado por la impresentable ministrita de Indefensión.
.
O al caso Skanska, que es un verdadero "Ábrete Sésamo" que nos permite ver el interior de la cueva de Alí De Vido y los Cuarenta Pingüinos, también conocida como "Ministerio de Planificación Federal". Curioso ministerio, ya que la crisis energética, del transporte y de algunos servicios públicos nos muestra que si hay algo que no hizo fue precisamente planificar.
.
Y no dejemos pasar a los desaparecidos del gobierno kirchnerista. Hablo de los tristemente famosos 500 millones de dólares de Santa Cruz, cuya ausencia pretende ser explicada por argumentos tan reales como la piedra movediza trucha que inauguraron en Tandil.
.
O Greco, Conarpesa, las cuentas particulares del general Bendini...
.
Y Dios sabrá cuántos más hay que se nos escapan.
.
Con tantos chanchullos estallando, no sorprende que el Gobierno esté quemando todas las cortinas de humo que pueda encontrar. Ya disipado el efecto "Kristina Kandidata", que sirvió para tapar la caída electoral doble del 24 de junio, el Gobierno regresó a toda marcha con un clásico de su repertorio: la década del '70, presentando su show "Indultos malos, indultos buenos". Veremos cuánto le dura.
.
Recordaba una frase de Caníbal Fernández del año 2003, cuando parecía que el Kirchnerismo venía a toda máquina con su campaña de llevarse todo puesto. El Ministro del Interior pontificaba que el Gobierno "donde quiera que tocaba, saltaba pus". Hoy parece que el Kirchnerismo no fue precisamente inmune a dicho fenómeno.
.
Es una bocanada de aire fresco que los medios se dediquen por fin a investigar lo que pasa en el Gobierno, por debajo del Atril, de la Primera Ciudadana y de la demás parafernalia pingüinista. Lástima que no lo hubieran hecho hace tres años. Nos hubiéramos ahorrado muchos problemas.

1 Comentarios:

Blogger Meg4 dijo...

Clap Clap Clap!

5mentarios.

3:15 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Más recientes›  ‹Antiguas