miércoles, 1 de abril de 2009

Alfonsín

Ayer murió Raúl Alfonsín.

Me desagradaba personalmente por varias razones que no vienen al caso en un día como hoy, y como Presidente y político dejó demasiado que desear, pero éste no es el momento de hacer un racconto de lo negativo. No hay que caer en las miserias comunes o en los comportamientos de tanto miserable que anda dando vueltas en nuestro país.

A pesar de todo lo que pueda criticársele, incluso alguien que jamás lo hubiera votado (como quien esto escribe) debe reconocerle una honestidad personal que nunca tuvieron sus sucesores y una fidelidad a sus ideas, sin importar lo desafortunadas que fueron, que brilla por su ausencia en las camadas de políticos mercenarios que vinieron después.

Raúl Alfonsín fue muchas cosas, pero por sobre todo, fue siempre y en todo momento Alfonsín, aún cuando la viveza política sugiriera que no le convenía serlo.

En un país donde las propiedades de los presidentes incluyen las que están a su nombre y las que tienen a través de testaferros, el sitio que lo vio morir fue un departamento.

En un país donde las filosofías políticas se cambian según los resultados de las encuestas, que hubiera un hombre que intentara ser consecuente con sus ideas en todo momento aunque con eso quedara reducido a la nada política, es ya un ejemplo.

Que descanse en paz y que la tierra le sea leve.

2 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

desde ayer veo manifestaciones de diversos lados que la verdad no se si son esperanzadoras o tristes para nuestro pais.
por un lado se fue un presidente de una innegable dignidad idiologica y politica, quizas uno de los pocos politicos que podia caminar tranquilo por la calle y uno de los pocos que podemos decir que posee un respeto unanime, tanto en sus aciertos como en sus errores.
por otro lado pareceria que se fue el ultimo gran democrata, que la democracia sin el no sera lo mismo y esa logica comparacion de si los proximos presidentes que dejen la tierra podran tener esa misma idoneidad, respeto y reconocimiento (tardio) que hoy tiene Alfonsin. Lo pienso y no me imagino una situacion similar con ninguno de los K ni tampoco con Menen...
ha defendido la democracia, le toco bailar con la mas fea, tuvo serios problemas con la economia quizas por propias debilidades, resistio 3 golpes de estado, 14 paros y, para variar, problemas silbidos de parte campo o, mejor dicho, de la paquetisima sociedad rural.
la obediencia de vida y el punto final para mi son imperdonables, sobre todo si se tiene en cuenta que alfonsin era un abogado y su experiencia en materia de derechos humanos. con el pacto de olivos, quizas peco de inocente al negociar una reeleccion que popularmente era infrenable y creer que con los institutos de la reforma del 94 iba a fortalecer el sistema democratico y debilitarlo a carlos saul.
Quizas alfonsin soñaba con un sistema parlamentario, quizas no pudo llevarlo a cabo y tampoco pudo terminar de plasmarlo.
Revisitar las ideas de este hombre, quizas puedan ayudarnos a ver excelentes ejemplos para poder mejorar nuestra democracia, y plantearnos verdaderamente no solo las virtudes del sistema, sino tambien aquellos aspectos q deben ser mejorados
saludos
agustin rivero

11:24 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Hasta hace unos días me preguntaba cómo podría salir este país de la franca espiral de decadencia en la que está sumergido, cómo salir de un estado de corrupción, abuso de poder, soberbia, violencia y pobreza generalizada que nos han sumergido la clase política de este país.
No se cual es el futuro de este país, o como se va a recuperar, si alguna vez lo hace…
El fallecimiento de Alfonsín ha sido un evento que ha permitido comparar a una clase de políticos diferentes, aunque imperfectos, de valores superiores a está clase patética que tenemos hoy en día.
Lo único que espero es que es este evento desafortunado permita entender a la gente que la democracia sin participación cívica en una idea mutilada. Espero que la gente aprenda que las elecciones son más que simplemente ir a las urnas, en especial para ese 28% del padrón que no fue en las últimas elecciones. Que depende de nosotros elegir lo más sabiamente posible entre la oferta actual de mediocres políticos que tenemos y que sobre todo que esa oferta actual es por la falta de espíritu cívico de participación de nosotros mismos.
Una Democracia se sostiene por la responsabilidad de sus ciudadanos y nuestra democracia actual es producto de que la ciudadana dejó de lado su responsabilidad.
Espero que lo que hemos visto con el fallecimiento de Alfonsín no haya sido en vano, espero que a la hora de las urnas empecemos a elegir con sabiduría, por lo menos a los políticos que consideremos menos dañinos para cambiar el curso de este país.
El resto dependerá de nosotros, los ciudadanos.

10:37 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Más recientes›  ‹Antiguas