sábado, 11 de julio de 2009

Otra vez sopa dialoguista

Ya de vuelta del paisito, lugar maravilloso si los hay (casi me caían las lágrimas cuando leía que al Frente Amplio gobernante lo están cascoteando de todos lados porque aún después de la interna obligatoria todavía no acuerdan la fórmula presidencial) hay que volver a sumergirse en el pozo ciego argentino...

La Presidenta llamó al "diálogo". Cómo ignorarlo, si es de lo único que se viene hablando desde el 9 de Julio. Que quiénes van a participar, que qué temas se van a discutir, que qué condiciones se van a imponer, que cómo se va a instrumentar, que si se va a hablar del Indec, del Consejo de la Magistratura, de los superpoderes, de las retenciones, de la reforma política...

Ah, y también si Moreno se va a ir o no. Tanto lío que se acababa el mundo si los K perdían las elecciones y todo el quilombo que tienen es si van a tener que sacar al Poronga de la Secretaría de Comercio o si lo dejan para que tenga la pistola sobre el escritorio.

Entre lo del "diálogo" y el ballet de Moreno, son demasiadas especulaciones para lo que por ahora apenas es un "llamado" de la Presidenta dicho en un día en donde el partidismo excesivo quedaba peor visto que de costumbre.

Qué quieren que les diga, llámenme gorila o como les parezca mejor... pero no le creo absolutamente nada a la Presidenta. Menos todavía a Randazzo o a Caníbal Fernández o a los demás que ahora se llenan la boca sobre el dialoguismo de la Presidenta.

¿Cómo creerles? Si hasta ahora las únicas explicaciones que dieron sobre lo que pasó el 28 de junio fueron perlitas como "perdimos por dos puntitos nomás", "perdimos en Santa Cruz pero ganamos en El Calafate", "perdimos menos votos que los que perdió Macri", "nuestros números nos dan ganadores en todo el país"... y las únicas reacciones pasaron por jugar a la heroína de la democracia en Honduras (nota conspirativa: ¿habrá querido Cristina con esta sobreactuación abrir el paraguas por si el PJ le termina haciendo la gran Zelaya, a ver si la OEA viene a defenderla?)

Ni hablar de un cambio de gabinete que parece hecho a propósito para vengarse de los tibios (caso Massita o la designación del todoterreno Julio Alak para embromar a su rival platense Bruera) y para recompensar a los caraduras (el antes mencionado Caníbal, Odiado Boudou, el pibe de Recalde). Al ver los cambios de gabinete y las motivaciones, no dejo de pensar que el Néstor todavía es un nene que disfruta quemando hormigas con una lupa.

Más razones para la desconfianza: no sé si se acuerdan del minué de "que dialogo con vos, que te aplico la amansadora, que Cristina te guiña el ojo mientras Néstor te putea, que Fernández y Fernández te miman mientras Moreno y Echegaray te garcan" que le hizo el Gobierno a la Mesa de Enlace durante el conflicto del campo. Para el kakismo, el diálogo es sólo una pausa táctica para recobrar fuerzas y confundir al adversario. Nada más.

Mi opinión: de acá a dos semanas nadie se va a acordar del "llamado al diálogo". Así como nadie se acuerda del "Acuerdo del Bicentenario" que proponía la incombustible cuando asumió la presidencia conyugal. Si algo va a salir de esta payasada, va a ser otra historia interminable de tratos, destratos y arreglos rotos. Nada más.

Y mientras tanto, sigue el baile de decadencia en Argentolandia, Un País En Serio.

3 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

Mayor Paine, tenés razón respecto a lo de Uruguay y para que te des una idea, recién hoy se oficializó la fórmula presidencial de Frente Amplio con dos candidatos que son el agua y el aceite: uno es Mujica y el otro es Astori. No sé si coincidirás conmigo, pero por lo que estuve leyendo en estos días en el diario uruguayo El País, el entusiasmo que había en el Frente respecto a esa fórmula era mínimo, al contrario de lo que sucedió en el Partido Nacional: el mismo día de las internas abiertas ya se sabía la fórmula presidencial.

Si tengo que decirte quien prefiero que gane en Uruguay, ese es el Partido Nacional, con Luis Alberto Lacalle como candidato.

Andrés

4:59 p. m.  
Anonymous Juani dijo...

Hola! Buen análisis, coincido contigo, Mayor Payne. Me temo lo mismo. Y yo también prefiero a Alberto Lacalle del Partido Nacional. Mujica no tiene capacidad para presidente.

Atentos saludos,

Juani.

6:13 p. m.  
Blogger Mayor Payne dijo...

Andrés y Juani, muchas gracias por los comentarios y coincido totalmente con ustedes; por lo que conozco de la política uruguaya, me quedo con Lacalle y el Partido Nacional.

De hecho, de lo que charlaba con el amigo uruguayo que nos hizo la gamba allá en Montevideo, las negociaciones para una fórmula Mujica-Astori eran casi imposibles, primero porque Mujica está en el ala izquierda del Frente y Astori en el ala derecha, y segundo porque las concesiones que Mujica tenía que hacer para que Astori se sume eran demasiadas para él y para los de su facción. Pero bueno, parece que finalmente llegaron a un arreglo... a mí me parece que va a ser un matrimonio muy pero muy complicado.

Y respecto de las elecciones generales de octubre en Uruguay, el pronóstico de mi amigo oriental es: "gana Mujica en primera vuelta, pero para la segunda gana Lacalle con el voto de los blancos y de los colorados"... así que parece que vamos a tener a los blancos de vuelta del otro lado del charco.

Muchas gracias y saludos.

7:02 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Más recientes›  ‹Antiguas