viernes, 22 de mayo de 2009

Soy destituyente

Lo admito así nomás: quiero que se vaya.

Ahora mismo, sin demora. No la soporto más, ni a ella, ni a su marido, ni a sus ministros.

Me tiene sin cuidado el lloriqueo legalista y los gritos de "clima destituyente" que salen de boca del kirchnerismo y del resto de los buenistas locales cada vez que se menciona la posibilidad de la renuncia de Cristina.

A ninguno de los turros justicialistas o de los lelos bienpensantes les importó tres caramelos cuando le hicieron el golpe a De la Rúa o cuando le dieron a Alfonsín el empujoncito que faltaba para que entregara antes el poder.

¿Por qué habría de importarme lo que le pase a la tilinga?

¿Se caería el país si la infeliz abandonara un cargo que nunca ejerció excepto para ponerse los trajecitos y masturbar los microfonitos del atril?

Para algo tenemos en la Constitución previsiones en caso de vacancia de la Presidencia. Y que no se entienda por esto una defensa de Cleto: él aceptó sumarse a esta banda de forajidos cuando les iba bien. Ahora que se haga cargo.

Respetar las instituciones significa respetar las instituciones, no bancarse mansitos que expire el mandato de estos tipos mientras se llevan lo que pueden y lo que no pueden lo destrozan. A la Constitución se la respeta haciéndola respetar, no esperando con un leve zapateo a que llegue el 10 de diciembre de 2011 y la Reina y el Taita digan "listo, ya se nos acabó, nos vamos".

Como diría José Benegas: "Al referee que se lleva la pelota no se le grita “malo tonto, deshonesto”. Se lo toma del cogote y se le quita la pelota."

¿Y por qué habríamos de dejarla a la Señora en el gobierno en lugar de hacerle un buen juicio político (o siquiera proponerlo) y lograr que vaya a dar con sus huesos en una sórdida gayola?

Si la señora y sus amigotes se defecan en el derecho de propiedad estatizando fondos jubilatorios que tienen nombre y apellido para meterlos en el Fondo Monetario Pingüinista que solía llamarse ANSeS, entonces hay que hacerle juicio político.

Si la mano de obra desocupada de la señora sabotea el tendido de agua de una ciudad para forzar a su intendente a plegarse a un fraude, entonces hay que hacerle juicio político a la que paga esa mano de obra desocupada.

Si la parejita perversa no puede explicar qué ha hecho con miles de millones de pesos que manejó discrecionalmente desde el comienzo de su mandato, entonces hay que hacerle juicio político a esos malversadores de los fondos públicos.

Si el marido de la testaferro usa al Servicio de Inteligencia para pinchar teléfonos de opositores, para espiar los actos de la oposición y para otras barbaridades que sólo pueden imaginarse, entonces hay que hacerle juicio político a la señora que está anotada como su esposa.

Podría seguir, pero en un país en serio (cosa que la aluciNación Argentina dejó de ser hace rato) basta con uno solo de esos cuatro ejemplos que mencioné para eyectar al turro que los cometa.

Pero no acá. Acá tenemos democracia porque se vota, y después de la elección tenemos que quedarnos mansitos repitiendo la barbaridad fascista esa que tanto le gusta al peronismo: el que gana, gobierna y el que pierde, acompaña.

O como dijo la Bruta: el gobierno gobierna, para debatir está el Congreso.

No vamos a salir del régimen constitucional por plantearnos la destitución de esta inepta. Antes al contrario: estaríamos volviendo al régimen constitucional del que la alegre señora y su marido que ahora aparece mansito nos fueron quitando a fuerza de gritos y atrilazos.

Y si, lo admito, si querer que se vayan del gobierno quienes lo usaron para cometer toda clase de delitos y atropellos es ser destituyente, entonces soy destituyente.

3 Comentarios:

Anonymous PiensoLuegoPiensoLuegoExisto dijo...

No deberia ser asi, pero cuando los abusos se exceden y el pueblo no tiene formas de accionar porque todos los entes institucionales estan corruptos, se convierte en una salida posible.

Eso siempre ha pasado y siempre pasara, porque en Argentina no aprendemos nunca y siempre esperamos a que todo se vuelva limite para poder hacer lo que se debe (desde el punto de vista de la gente y del gobierno).

Los Kirchner ya tuvieron sendas oportunidades de cambiar o, en ultima instancia, de renunciar cuando les era posible. Ahora, ya es demasiado tarde...

Saludos
PLPLE

8:00 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

que haces pibe??? soy gon recio, hace rato no nos vemos, pero todas las semanas leo tu columna, me haces reir mucho... lamentablemente...

un saludo politológico desde los estados pontificios bellavistenses.

4:32 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Cuanto pelo, cuanto gorila bruto. Desde el 2006 escribís y no aprendiste a hacer ninguna lectura política.

Pasé por acá de pedo y me dio mucho asco, sos parecido a Mariano Grondona, bruto que se cree inteliente, gorila fachista.

9:06 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Más recientes›  ‹Antiguas