lunes, 5 de junio de 2006

Acerca del realismo mágico

Desde que los europeos llegaron a América, montones de leyendas se narraron acerca de nuestro continente. Tesoros, amazonas, caníbales, extraterrestres que constuyen pirámides... en fin. Todas hacían mención a cosas que sucedían por acá que no eran del todo comunes, como si fueran cosas de otro mundo. En la literatura, esto se tradujo en un género literario que desarrollaron García Marquez e Isabel Allende (por nombrar algunos) por mucho tiempo: el realismo mágico.
Es esa mezcla entre ficción y realidad, donde los personajes se ven involucrados en acontecimientos misteriosos con gente que de caminar pasa a levitar, que habla con los muertos igual que como habla con los vivos, con mujeres a las que el pelo no les para de crecer... todo en un contexto de aparente realidad. Lo real y lo irreal juntos, entremezclados... tanto, que hasta al lector le parece a veces perder el sentido de lo que existe y lo que es invento. Los personajes están como condicionados e inmersos en un ambiente que los determina de alguna manera, que los vuelve diferente. El calor, la humedad, la vegetación, los ríos, la pampa, la patagonia... elementos cruciales para definir estas situaciones.
Dejemos de lado la literatura. Buceando en la web encontre esto: "En las áreas rurales rodeando esta ciudad selvática, en donde los Andes se convierten en el bosque tropical, muchas de las aldeas no tienen alcantarillado o el agua corriente y la electricidad son algo nuevo para algunas áreas. Los peruanos rurales aquí votarán por Humala. Pero esos votos no son necesariamente ideológicos. Muchos votarán por Humala porque ellos sienten que no tienen nada que perder al rechazar el sistema político tradicional que no les ha servido bien". Y uno lee este pasaje, y es como si se estuviera hablando de un semi paraiso, un bosque subtropicial, que de alguna forma estaría condicionando el actuar político de quienes los habitan.
Me hace pensar lo siguiente. Cuando se habla de todo este "populismo" en América Latina, con personajes que rondan lo caricaturesco, como Chavez y fotos teñidas de color, como las de Evo vestido con los trajes típicos del altiplano, ¿no se estará alimentanto de alguna manera esta visión que tenemos y que se tiene de América? Constantemente se hace referencia a una América que pareciera propiciar populismos desde su misma geografía, donde los mandatarios parecieran nunca actúan por interés racional, sino que siempre parecen hacerlo apelando a lo que tienen de irracional. Donde el pueblo o aprece como actor oprimido o como masa que se rebela, siempre tendiendo a lo revolucionario.
Esto en la literatura parece maravilloso, enriquecedor... pero a veces me pregunto: ¿no dará para algo más América Latina? Me da miedo que, no sólo desde otros continentes se adentren a nuestra realidad con esa idea ("el continente exotico, donde todo es posible, donde el calor los vuelve menos productivos"), sino que ni nosotros creamos que podemos ser algo más que un hermoso paisaje lleno y gobernado por figuras pintorescas... Tal vez sea hora de contribuir a crear una identidad latinoamericana que deje de mostrar lo mágico, y demuestre al mundo lo realista que podemos ser.

2 Comentarios:

Blogger Gurí matero dijo...

Estoy absolutamente de acuerdo. Si hay un capital que se puede explotar en latinoamerica es el cultural. Compartimos el mismo idioma, una historia que nos une, la misma religion, una realidad social similar, etc. Hay muchos elementos en comun. Hay que trabajarlos.

12:41 a. m.  
Blogger Lulet dijo...

Lilith me encantó este post!! me pareció una idea super original y además me dejé llevar por el relato y me pareció sumamente real la comparación.

8:34 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Más recientes›  ‹Antiguas