jueves, 15 de junio de 2006

Educación sexual en las escuelas

Nuevamente el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires va a intentar llegar a un acuerdo con respecto a la educación sexual en las escuelas. Uno de los puntos del debate del 2004 fue la participación de las familias en ella.
Los padres son los principales responsables de la educación de los niños. Por eso, un Estado que no permite a las familias la participación en la educación de sus hijos me parece deformar el sentido de la educación estatal. Si el problema es que los padres no educan a sus hijos, entonces habría generar compromiso en ellos; si el problema es que no están informados, entonces hay que informarlos. Pero no pasar por sobre ellos.
Entiendo que la educación estatal tiene sentido en la medida que colabore con la tarea de formación de los niños que llevan a cabo las familias y que forme sus ciudadanos. Me parece lógico que el Estado eduque para la democracia a pesar de las familias, que enseñe una historia argentina a pesar de las familias. Son temas que hacen a una nación. Pero la cuestión de la educación sexual es un tema personal, en el que el Estado tendría fomentar el rol de los padres.

2 Comentarios:

Blogger lilith dijo...

Es un tema áspero, mucho más complicado de lo que parece. Concuerdo con vos Guri, pero por otro lado, creo que es absolutamente necesaria una campaña de educación sexual fuerte, impactante, que haga pensar a los chicos en temas tan importantes como el SIDA y la posibilidad del embarazo. Yo estoy de acuerdo con que el Estado adquiera una función más activa en el tema, más allá de las creencias de cada uno. El tema es personal, hasta cierto punto. El Estado debe velar por la salud de sus habitantes, y previniendo es la mejor forma. Esto es mucho mejor que haciendo como que las cosas no pasaran. Por eso creo que el tema de "dejar todo en la flia" es un arma de doble filo en este campo. El Estado NO puede permanecer pasivo frente al SIDA y si no queremos que se legalice o generalicen los abortos, no hay que permitir que haya tantos embarazos adolescentes. Igualmente me parece que es un tema muy interesante que da para futuras reflexiones.

2:01 a. m.  
Blogger Gurí matero dijo...

Lo que decís, Lilith, no es totalmente contradictorio con lo que pienso. Creo que el tema del SIDA se tiene que encarar desde el Estado, pero fortaleciendo a las familias, es decir, informando a los padres y no pasando por encima de ellos.
Veo una dificultad de tiempos entre tus ideas y las mías. Una política activa y contundente del Estado, como decís, la imagino con efectos inmediatos. Creo que la actitud frente al problema es coherente, dado que es una situación de emergencia.
De lo que puse en mi post se deduce una política con efectos más tardíos. En este sentido, soy partidario de políticas de largo plazo (lo que se encuentra con la dificultad de que las políticas permanezcan a través de los políticos de turno). Creo que, dado que una política de educación sexual implica una relación entre institución (Estado) y persona, se deben respetar los tiempos de la persona. No veo posible lograr un cambio, asumido conscientemente por las personas, en el corto plazo si no se logra a través de la imposición de ideas.
Para resumir, creo que es mejor una política pública para prevenir el SIDA cuyos destinatarios sean los padres y que se transmita, a través de ellos, a los menores, antes que una que se dirija directamente a los menores. Lo creo así porque los padres deben asumir esa responsabilidad, antes que un maestro o un trabajador social. Se me escapan muchos temas que se prenden de este argumento troncal, pero quizás sean tema para otro post.

4:58 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Más recientes›  ‹Antiguas