miércoles, 22 de noviembre de 2006

¡Osama, no existís!

Lo que no logran los terroristas de la red Al-Qaeda, lo pueden los humildes chorros argentinos.

Barbara Bush, una de las hijas gemelas del Presidente de los EE.UU. George Bush, fue blanco de los punguistas (o pungas) de Buenos Aires mientras cenaba en un restaurante del barrio de San Telmo de esta capital.

Poco antes y según los medios de EE.UU., un agente del Servicio Secreto asignado a la custodia de Barbara B. fue asaltado mientras estaba de tiempo libre y sufrió una paliza. Dichas fuentes aseguran que el agente en cuestión se halla en buenas condiciones.

Argentina muestra una vez más que no tiene nada que envidiarle a otros países: nuestros pungas son capaces de robarle a la hija del Presidente de EE.UU. sin que los agentes del Servicio Secreto se den cuenta.

En cualquier momento vamos a empezar a ver milicianos de Al Qaeda o talibanes con camisetas de Chacarita Juniors...

¿Se vendrá el ataque preventivo a Fuerte Apache?

1 Comentarios:

Blogger Charly Karl dijo...

Como medida de precaución, voy a tener que salir a la calle con una armadura medieval.

8:24 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Más recientes›  ‹Antiguas