sábado, 16 de diciembre de 2006

Alguien a la derecha, por favor

La Argentina es un país increíble. Tan increíble es, que es el único país del mundo que no tiene derecha política. Si hay que creerles a los políticos y a los medios, entonces vivimos en un enorme y feliz país progre donde la derecha no existe; sólo hay muchos y variados tonos de "centroizquierda". Nuestros "referentes políticos" evitan ser caratulados como "de derecha" como si eso fuera la Peste Negra - vean incluso cómo Macri y López Murphy hacen malabares verbales para no quedar marcados como derechistas.

Es que se ha hecho tanta mala prensa que la palabra "derecha", tal como se la trata hoy, evoca en la imaginación del argentino incauto las caricaturas de cogotudos de triple apellido con miles de hectáreas que le pagan miserias a sus pobres peones y que sueñan con "volver al modelo agroexportador", militares altos, flacos, de ojos hundidos que manejan unos Ford Falcon verdes sin patente mientras leen una lista de nombres y direcciones de "militantes sociales" y obispos gordos, llenos de oro y que piden apedreamientos para las mujeres que usan pollera.

Pero acá viene lo curioso: no existirán derechistas ni gente que afirme simpatizar con las ideas de la derecha, pero se la culpa de todos los males del país. Casi como si fuera el macartismo al revés, la derecha y sus ideas son influencias negativas que nos amenazan a todos ¿La inflación? Culpa de la derecha que quiere subir los precios. ¿La delincuencia? La derecha, que sólo pide mano dura. ¿El caos económico? Otra vez la derecha, con sus políticas neoliberales. ¿La oposición a Nuestro Presidente? Mentiras ideológicas de la derecha.

A tal punto llega la demonización de la derecha que incluso el presidente de River, en una frase que avergüenza a todos los simpatizantes del cuadro, llegó a defenderse de las críticas que le hacen afirmando que Boca "es la nave insignia de la derecha" y que por eso ese club está exento de crítica. Lamentable por donde se lo mire.

Pretender eliminar a la derecha de la vida política o negar su existencia es absurdo. Lo triste es que los propios progres no se dan cuenta que sin la derecha para hacerle contrapunto y darle significado, la izquierda no es nada más que un conjunto de frases hechas y repetidas sin sentido, cuyas ideas son utilizadas como máscara por inescrupulosos.

Así como la izquierda en sus múltiples cepas dice defender la igualdad, la justicia social, las diferencias y la inclusión, es necesario que en la sociedad exista una derecha seria que asuma la defensa de la libertad, la eficiencia, el respeto por la ley, lo que tenemos en común y la limitación del Estado. Lo que el país y la derecha no necesitan es a un grupo de tibios que intenten esconderse bajo el discurso omnipresente de la izquierda para ahorrarse críticas y mendigar votos del progresismo.

4 Comentarios:

Anonymous m. f. dijo...

En un momento hablás de una "demonización de la derecha": ¿también eso es culpa de la izquierda o es tiene que ver con deficiencias de los líderes de derecha?

6:09 p. m.  
Blogger Mayor Payne dijo...

Antes de empezar, aclaro una cosa: cuando hablo de "izquierda" no digo un movimiento político uniforme y monolítico, como si fuera lo mismo Carrió que Patricia Walsh. Sí me refiero a un arco político variado y diverso que va desde lo que llamamos centroizquierda a la extrema izquierda. La misma aclaración corre para la derecha: no son lo mismo Mauricio Macri que Alejandro Biondini.

Yendo a la respuesta, no hay una única causa. En mi opinión hay tres: ausencia de la derecha en el escenario político, deficiencias de liderazgo en la derecha y un humor social favorable a las posiciones de izquierda.

La izquierda en la Argentina hace lo que tiene que hacer toda tendencia política en un sistema democrático: presentar su mensaje a la población y tratar de convencerla de que es el mejor en comparación al proyecto de sus rivales. La derecha debería hacer exactamente lo mismo. El problema es que en la Argentina no lo está haciendo.

Ahora bien, si la derecha no lo hace, se genera un vacío en el espacio político. La política, como la naturaleza, aborrece el vacío. La izquierda no le va a guardar el espacio a la derecha sino que va a intentar conquistarlo. Y visto que la derecha no responde, la izquierda aprovecha y sube la apuesta.

Convengamos que también hay un humor social bastante favorable a las tendencias de izquierda (o progresistas si "izquierda" suena demasiado fuerte), motivado por experiencias históricas fracasadas en los últimos años y la influencia de los medios y los sectores intelectuales. En este contexto, y para ponerlo de forma simple, la derecha no tiene rating.

Los líderes de la centroderecha argentina (no vale la pena hablar del resto de la derecha) son bastante deficientes: poco carismáticos, bastante mezquinos, facciosos e incapaz de resignar nada en un proyecto a largo plazo. Actualmente la Argentina no tiene un partido orgánico que nuclee a la derecha. Eso sí, tiene cuatro "líderes": Macri, López Murphy, Sobisch y Bullrich. Son demasiados caciques para tan pocos indios y resulta en una desorganización tremenda y en la ausencia de una postura política clara por parte de ese sector.

La demonización es una estrategia, es una forma de construir poder dentro de la sociedad. En un electorado que parece ser mayormente de izquierda, gana el que más progre parezca. Y para eso, además de las propuestas, hay que pegarle al contrario. Pero la demonización es tanto culpa del que la practica como del que se deja demonizar. Si hubiera una respuesta más contundente de los sectores de derecha, el tono de las críticas que se le lanzan a la derecha sería bastante más moderado.

Espero que haya podido responder a la pregunta. Perdón por la extensión.

6:58 p. m.  
Blogger Martín dijo...

Bueno, para empezar yo diría que partís de un punto que es debatible: decís que no hay derecha, pero estás tan seguro que hay una izquierda? y si la hay, no es igual a la derecha en el sentido de que hay dirigentes con masomenos buena imagen y punto (ningun partido organico, a lo sumo el PC pero no saca ni el 1% de los votos).

Segundo, creo que te equivocas al decir que nadie asume el espacio de la derecha, cada cual con sus limitaciones trata de imponer los "temas" de la derecha, que vos muy bien listaste: gestión, libertad, instituciones, limitación del estado, etc.

En sí que ninguno se asuma como de derecha me parece lo más inteligente, justamente por el matiz que ha tomado la palabra, no suma nada hacerse el loco y decir "soy de derecha" y piantar votos.

No por eso alguien está queriendo hacerse el progresista, sino que uno puede pelear los temas de la derecha en los terrenos donde se pueda ganar, y en los que perdés por goleada lo decís pero no mucho (por ejemplo tema carne, el 80% le parece bien q se prohiba exportar, yo trabajo en CPC y nosotros dijimos que estaba mal pero no salimos a hacer mucho humo, para qué?)

Vos pedís una derecha inteligente, pues que tiene de inteligente salira decir lo que todo el mundo está en contra. Los partidos politicos buscan el poder, no hacer pedagogia con los ciudadanos.

Para esto ultimo estan los intelectuales, el problema que tenemos es que no hay intelectuales de derecha o no tienen suficiente talla. Seguimos dependiendo de grondona, lo ultimo mas nuevo que sacamos fue al bueno de alejandro rozitchner (un gran tipo). Pero nada más.

Por otra parte tu analisis de los humores sociales es así, uno va diciendo cosas pero nadie las quier escuchar hasta que cambia el humor, chacho alvarez en el 91, 92 hablaba y nadie lo escuchaba hasta que cambió el humor y él estaba ahí, no quedó otra q votarlo (lo digo por las clases mdeias) aunque no era nada del otro mundo...

Asimismo existe la posibilidad de robarle banderas al contrario, en Inglaterra los laboristas le robaron banderas como gestión, libre mercado a los tories. Hoy el nuevo lider conservador quiere quitarles el tema medio ambiental por ejemplo, nosotros estamos en algo parecido... La cuestion es llegar al poder, no dar cátedra, total lo que se haga luego en el gobierno estará marcado por las profundas convicciones que tenga el equipo de gobierno, y en ese caso no hay dudas de para que lado iría la cosa.. no?

Bueno, se me está haciendo largo, pero me gustaria que discutams el tema más in extenso porque me divierte y me interesa discutir sobre esto.

Sin dudas que los lideres de derecha no tienen carisma, y lo de partidos organicos no hay, el FPV de Kirchner no es organico, es un rejuntado, el PJ es de izquierda? los gobernadores radicales y peronistas son de izquierda? Mmmm

En la Argentina no quedó nada en pie y hay que construir.

Con respecto a demonizaciones y salir a defenderse, etc. Creo que el principal problema que no ven quienes piden más "acción" de la oposición es que los medios no te dan casi ningún espacio, entonces podemos escribir 400 hojas sobre lo que queremos explicar y decir sobretodas esas cosas pero no van a salir en ningún lado...

La seguimos! Un abrazo, Boch@

2:20 a. m.  
Blogger Mayor Payne dijo...

Buenas, Martín

Primero que nada, muchas gracias por poner tu punto de vista.

Tenés razón en tus afirmaciones sobre la izquierda, en lo referido a su propia disgregación interna y falta de estructura. Como bien dice el refrán "donde hay dos izquierdistas, hay tres partidos".

Hasta hace cinco años, más o menos, teníamos un sistema de partidos que literalmente explotó. Y todavía estamos juntando las piezas. Eso está perfectamente claro. Ahora tiene que comenzar la reconstrucción

Tenés razón que es suicidio político encerrarse y proclamar posturas que la gente considera antipáticas. También es cierto que se pelean las batallas que se pueden ganar con los recursos que se tienen. Sin embargo, no porque algunos temas resulten antipáticos para la opinión pública (tomo por ejemplo mi tema preferencial y hobby personal, la defensa nacional y las Fuerzas Armadas, cuestión piantavotos si la hay), eso signifique que desde la política se tenga que seguir con una actitud de "está todo bien" que en realidad quiere decir "no hagan olas". Muchos de los desastres de nuestra historia empezaron porque los políticos y dirigentes no quisieron arriesgarse a enfrentar problemas que la sociedad se negaba a ver, prefiriendo "dejar todo como está". Las propuestas y soluciones empiezan por reconocer que los problemas existen, aún si la gran mayoría lo niega.

Si bien es cierto que los partidos políticos no están para hacer pedagogía y que para eso están los intelectuales, también es cierto que los partidos tienen que mostrar un posicionamiento propio respecto al resto, algo que los distinga. Sabemos que la gente no lee los programas de campaña, pero que sí entiende términos simples como "izquierda" y "derecha". Si tanto Kirchner como Carrió o incluso el propio Macri se hacen llamar en algún momento "de centroizquierda" ¿en qué quedamos? ¿La derecha no existe? ¿Si todo es de "centroizquierda, existe en realidad la centroizquierda?

Lo de los medios y la oficialitis que muestran hoy es lamentable. Especialmente si recordamos cómo Pasquín/12 encontraba corruptos debajo de cada almohada cuando Menem era presidente y hoy le parece lo más sano y republicano del mundo que el Gobierno se fume miles de millones sin explicación. Quisiera ver a Verbitsky escribiendo "Robo para la Corona II" hablando sobre los robos del Pingüinato.

Por último, sé perfectamente que es fácil hablar desde fuera de los partidos, por eso agradezco que expongas tu perspectiva "desde adentro", así podemos definir mejor la realidad.

Saludos y un abrazo!

3:20 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Más recientes›  ‹Antiguas