viernes, 21 de noviembre de 2008

Calentura post-Saqueo

Les pido disculpas de antemano pero la corrección política se me gastó a lo largo de la semana, y como todavía no es fin de semana como para recargar fuerzas...
Finalmente el Senado convalidó el choreo masivo de los fondos jubilatorios de los millones de giles que creímos que nuestra "libre opción jubilatoria", proclamada por el gobierno del tuerto infame como el gran logro de la democracia, iba a ser respetada. Y los políticos festejaron como siempre su último atraco: abrazándose y sonriéndose unos a otros como si acabáramos de recuperar las Malvinas.
La botóxica infame, mientras tanto, anda ostentando vestiditos en África y diciendo pelotudeces (porque es el único término que le cabe) como “en tiempos difíciles la gente se pone más ansiosa y come más y eso es bueno para nosotros que producimos alimentos”. Sólo una pelotuda inmoral, una hija de puta en estado químicamente puro y sin el menor sentido de la decencia, puede ir a África (¡de entre todos los continentes del planeta Tierra, a África!) y decir que es bueno que haya dificultad y ansiedad así nosotros podemos vender más comida.
Aún ignorando la infinidad de cagadas que ella y su marido le infligen al borrego pueblo argentino, esa sola frase sería causa suficiente para darle vuelta la jeta a bifes.
Pero volvamos a los traidores a la Patria que entre gallos y medianoche votaron el afano, cagándose en la Constitución Nacional: Fabio Biancalani, María José Bongiorno, Adriana Bortolozzi de Bogado, Eric Calcagno, Mario Colazo, Ana Corradi de Beltrán, Elena Corregido, Liliana Fellner, Nicolás Fernández, Daniel Filmus, Selva Forstmann, Marcelo Fuentes, Silvia Gallego, César Gioja, Haidé Giri, Silvia Giusti, Pedro Guastavino, Marcelo Guinle, Guillermo Jenefes, Roxana Latorre, Rubén Marín, José Mayans, Ada Maza, Julio Miranda, Blanca Osuna, José Pampuro, Nanci Parrilli, María Perceval, Daniel Pérsico, Miguel Angel Pichetto, Teresita Quintela, Carlos Reutemann, Marina Riofrío, Fabián Ríos, Ramón Saadi, Eduardo Torres, Mónica Troadello, Luis Viana, Elida Vigo, María Díaz, José Martínez, Ada Iturrez de Capellini, Maria Sánchez, Horacio Lores, Rubén Giustiniani, Isabel Viudes.
El daño que estos 46 hijos de un transatlántico lleno de putas le hicieron al país no podrá ser reparado en mucho tiempo. Por hacer caso al capricho de un demente como Néstor Kirchner, estos desgraciados nos condenaron a todos.
Estoy seguro que en poco tiempo más empezarán los juicios contra el Estado por la confiscación de fondos privados. Quizás sean pocos, quizás sean muchos, no lo sé, pero sí sé que van a producirse.
Estoy seguro de que en poco tiempo más vamos a volver a ver las marchas de los jubilados todos los miércoles al Congreso, repletas de los pobres viejos que dieron todo por el país para que el Estado Argentino Presente, Digno y Solidario les dé una mierda de ciento cincuenta pesos del básico (o alguna otra cifra que la inflación rápidamente devore).
Estoy seguro de que pronto tendremos futuros "Rinconcitos de los Jubilados" a cargo de reptiles como María América González aconsejando a los abuelos la mejor manera de hacerle juicio al Estado (y de paso llenando los bolsillos de los abogados de la Patria Judicial) y que los medios nos llenarán de lágrimas con las historias de abuelos que pasan una vejez miserable y llena de privaciones.
Cuando todo eso pase y la República Argentina llore y putee contra semejante injusticia, lo único que eso me va a provocar va a ser el deseo de gritarle a este país un masivo, enorme y contundente: AHORA, A COMERLA.
Jódamonos por vagos, por haberse quedado en casita viendo Peteando por un Sueño mientras Néstor y Kretina les cagaban el futuro. Jodámonos por pelotudos por haber seguido obsesivamente los primeros pasos de Maradona como DT de la Selección. Jodámonos por snobs, por haberse llenado la boca con lo bueno que fue que Obama ganara las elecciones en EE.UU. mientras el Estado Argentino volvía a hacerle corte de manga a sus ciudadanos. Jodámonos por preferir ver cómo venía la mano con Nalbandián en la Davis. Jodámonos.
O para ponerlo en términos más elegantes, hagámonos cargo de lo que el último rey moro de Granada escuchó de boca de su madre cuando los españoles acabaron con el último reducto islámico en la Península: "no llores como una mujer lo que no supiste defender como un hombre".
Y yo fui a dos marchas contra el saqueo al Congreso Nacional que fueron bastante multitudinarias a pesar de que los medios anduvieron papando moscas. No sé si habrá sido suficiente o si habrá sido todo lo que pude hacer, pero al menos algo hice.
Listo, ya me descargué. Ahora tengo que volver a mi lugar feliz.

3 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

Mayor Paine, 100% de acuerdo. Ahora, a bancársela.

Si bien yo no fuí a las marchas contra el sakeo gubernamental, te cuento que sí he ido a dos concentraciones que se han hecho contra la inseguridad en la municipalidad de San Isidro y en la Quinta de Olivos (si bien éramos pocos, la policía puso un vallado impresionante al divino botón...como si fuéramos a tirar bombas). El día 5/11, cuando se hizo la marcha, me entero (creo que a través de Perfil.com) que la misma no se iba a hacer (y cuando me entero eran como las 5 de la tarde), así que ese dato me desconcertó y no supe más que hacer.

No sé si vivís en la Capital Federal, pero yo vivo en la zona norte del Conurbano y si no tenés auto (y siempre y cuando no agarres un embotellamiento), para llegar al Congreso tenés 1:20 de viaje como mínimo si los trenes y subtes andan sin problemas. Y ni te hablo lo que es viajar en subte cuando hace mucho calor (yo de hecho lo tengo que padecer).

Ojo, yo no soy aportante a ninguno de los dos sistemas y dado que estoy buscando trabajo, yo quería aportar a una AFJP, por más que haya sido el menos malo de los sistemas.

Igual esto no va a ser gratis, Mayor Paine: la mayor parte del dinero de las AFJP está en...bonos, que hoy en el mercado valen menos que un pancho y una Coca. Y si uno de los factores de la "recuperación" de los últimos 5 años fue la venta de electrodomésticos, con el sakeo se acaba el mercado de capitales que financiaba esas operaciones: un caso de autoflagelación.

Sí, yo hago una apuesta a que volverá todo lo que nombraste. Yo le agrego otra: como el sistema de reparto está (y estará más) quebrado, seguro a alguno se le va a ocurrir la vuelta de las AFJP. Para mí, el sistema de capitalización no dijo "hasta siempre", sino por un buen rato dijo "hasta pronto".

¿Qué tal?

Andrés

11:49 p. m.  
Blogger cerriwden dijo...

Me parece que el negocio está en lo que nos descontarán el año que viene a los que trabajamos y aportamos; me dá una bronca tremenda saber que mis aportes legales están sosteniendo este corrupto sistema de prebendas.
Un puñado de argentinos, que trabajamos en blanco, sostenemos a gente impresentable.
Eso sin contar los impuestos en provincia.
Entre el inmobiliario y el municipal y los servicios se me va la mitad del sueldo.
Besos

5:29 a. m.  
Blogger Mayor Payne dijo...

Andrés: yo tengo laburo desde hace un año y aportaba a una AFJP desde febrero. Habrán sido ocho meses, pero me empomaron de todas maneras.

La verdad es una lástima que tanto a las marchas por la inseguridad las hayan jodido con la policía (que se tiene que quedar quieta por "órdenes de arriba" cuando el cerdo D'Elía mueve a sus huestes) como que a las marchas por las jubilaciones las hayan boicoteado y silenciado en los medios. Es muestra de lo enrarecida que está la sociedad.

Y sí, se suicidaron de lo lindo al eliminar el mercado de capitales internos. Como dice Jorge Asís, los Kirchner quieren jugar al frontón y ganarle, y si para eso el margen de tiempo de sus políticas no pasa de las 24 horas...

Como vos, yo también creo que la solución futura a la crisis provisional pasará por un nuevo sistema de capitalización... mis únicas preocupaciones son: ¿quedarán capitales para constituirlo? y ¿quién va a querer participar del sistema después de esto?

Cerriwden: el Estado argentino es una banda de ladrones sin remedio ni perdón. Nos tienen a nosotros para que les financiemos los caprichos, los regalos clientelísticos y los curros.

A mí me pagan salario mínimo y la tercera parte se me va en "aportes sociales", buena parte de los cuales acaban en un sindicato al que me afiliaron de prepo y sin opción. Que me venga a hablar el hijo de puta de Recalde de "libertad sindical".

Muchas gracias y saludos.

10:58 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Más recientes›  ‹Antiguas