miércoles, 19 de noviembre de 2008

Win-win situation

El fallo de la Corte Suprema sobre la libertad sindical es de las cosas más maravillosas que le han pasado a este país en décadas. Por primera vez (y de manera legal) se abre la posibilidad de terminar con la mafia sindical de los gordos cegetistas (y no pongo "gordos" entre comillas porque los muchachos andan necesitando en serio dos containers de esas pastillas que tomaba Marcela Brane).
Claro que siempre hay varias interpretaciones sobre el hecho. Están los que piensan que se trata de una medida independiente de la Corte Suprema que tomó por sorpresa a las corporaciones política y sindical, y están los que la ven como una maniobra artera de Kirchner para desestabilizar a la CGT en momentos en los que el poder de la central sindical representa un factor de riesgo para la continuidad del Pingüinato. A esta última teoría no le faltan respaldos surgidos del pseudo-montonerismo del Néstor: recordemos que uno de los grandes fracasos de los Montoneros fue su intento de copar el sindicalismo peronista gracias a la verticalidad y ortodoxia de la CGT (quizás eso sea lo único que hay que agradecerle a los muchachos sindicalistas).
Sea cual sea la verdad (y tiendo a creer que se encuentra más cerca de la primera hipótesis, aunque más no sea por no darle a Néstor el nivel de un supertitiritero cuando es más un caprichoso), nos encontramos en una situación que resulta favorable por ambos lados.
Si se trata de un fallo independiente de la Corte, esta medida va a erosionar al poder sindical o al menos va a sentar las bases para futuras "sorpresas" que permitan desmantelar una corporación tan nefasta como desastrosa para el país.
Si en cambio se trata de un golpe de mano del Pingüi para serrucharle el piso a Moyano y al resto de los Gordos, pues... las cosas van a ponerse interesantes si los sindicalistas reencuentran su ardor combativo por los derechos de los trabajadores y se lo aplican al gobierno matrimonial. Podemos en ese caso esperar grandes cosas.
No digo que vaya a ser agradable de ver, es más: estoy seguro de que vamos a pasar por momentos bastante complicados, ya que un dinosaurio como la CGT no puede caerse sin aplastar muchas de las cosas que están abajo... pero sí me parece que sea lo que sea, en cierto nivel va a ser beneficioso para el país.

1 Comentarios:

Blogger Liberalto dijo...

QUE QUILOMBO FLACO QUE SE VIENE CON TANTO SINDICATO ENVALENTONADO

5:56 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Más recientes›  ‹Antiguas