sábado, 17 de marzo de 2012

Astrofísica kirchnerista

Durante casi toda su vida, que bien puede extenderse por varios miles de millones de años, una estrella se sostiene mediante reacciones de fusión nuclear que consumen el hidrógeno que la compone a una tasa vertiginosa; nuestro Sol convierte en energía cuatro millones de toneladas de hidrógeno por segundo. Antes de que piensen que estoy agregando leña a la sarasa apocalíptica de este 2012, aclaro que hay reservas suficientes para durar unos 5.000 millones de años más.

Pero la cuestión es lo que pasa cuando ese hidrógeno se termina finalmente, y a la estrella no le queda otra cosa por emplear en su proceso de fusión que no sea el otro gas del que está mayormente compuesta: el helio. El resultado es un pasmoso proceso de expansión que convierte a la estrella en una gigante roja que, en su volumen hinchado, termina por consumir todo lo que encuentra a su paso. Esta última fase de la vida de una estrella es breve, pues al cabo de unos pocos millones de años termina por expulsar todas sus capas exteriores, dejando sólo a su núcleo convertido en una triste, fría e insignificante enana blanca en el centro de una nebulosa.

¿Para qué me mandé con esta pseudo-clase de astrofísica barata? (Desde ya pido disculpas a cualquier lector más avezado en el tema que yo por las burradas en las que pude haber incurrido)

Porque no deja de tener un cierto paralelismo con la situación en la que se encuentra el gobierno kakal. Después de ocho años de populismo enloquecido, hoy se encuentra con que el hidrógeno del que depende la estrella kirchnerista, es decir la cajita feliz del Estado, está cerca de agotarse.

A diferencia de las estrellas, que tienen que bancar toda su vida con los gases que pudo recolectar al comienzo de su existencia, es posible que un régimen se abastezca de nuevas fuentes de combustible si es lo bastante incompetente como para arruinar aquellas de las que debería depender en forma exclusiva, es decir los impuestos y los ingresos aduaneros.

El caso del régimen kakal es prueba de ello, pues cuando se le terminó la plata en 2008 quiso apurar al campo para exprimirlo a base de retenciones, y cuando eso le salió mal se abalanzó sobre las AFJP para que los aportes jubilatorios de los argentinos gatillaran el fóbal para todos, la asignación universal por hijo y el multimedios de Yrigoyen, entre otras cosas que tanto hace las delicias de la viuda.

Pero la cuestión es la misma de siempre, tarde o temprano: se acaba el dinero. Y es así que el gobierno entra en un frenesí para tratar de apoderarse de todo lo que pueda para seguir sosteniéndose, en una copia terrenal del "¿Dónde hay un átomo de hidrógeno, viejo Gómez?" que transitan las estrellas cuando han agotado el hidrógeno en sus núcleos. Esa es la etapa que vemos cuando ponen innumerables restricciones a la salida de dólares, prohibiciones de importaciones y regulaciones tan absurdas como las que Moreno acaba de poner en materia de comercio de preservativos y juguetes sexuales al grito de "¡cómo se coge en la Argentina!"

Son bálsamos de diez segundos, nada más. El problema de base sigue, y va a seguir mientras el foco pase por exprimir todo lo posible a todo lo que se pueda agarrar en lugar de asegurar un círculo virtuoso de productividad, crecimiento y desarrollo a base de la iniciativa individual y la libertad de empresa.

Volvamos a nuestro paralelismo. El gobierno ya sabe que ha consumido todo el hidrógeno político que sostiene al modelo, por lo que no le queda más opción que atacar al helio que le queda. Y ese helio, en nuestra metáfora, tiene un nombre: se llama "reservas del Banco Central".

Cuando eso pase, flor de gigante roja vamos a tener. El modelo se va a expandir groseramente al son de la inflación, ocupándolo todo y consumiendo inexorablemente a los pequeños planetas que orbitan al sol kirchnerista de la misma forma en que Mercurio, Venus y la misma Tierra van a terminar chupados por el Sol para cuando se cumpla el 5.000.000.000 aniversario del pase a la inmortalidad de ÉL.

Y cuando todo termine y ya no sea posible contenerlo todo dentro de la estrella, se va a producir la dispersión final, hasta que sólo quede una fría, minúscula, triste y patética bola de gases en el centro de lo que alguna vez fuera un sistema solar, pero que ahora quedó devastado por una inflación incontenible. De la misma manera van a terminar aquellos pocos que se hundan con el barco por no haber sabido escapar a tiempo como ratas.

A lo que quiero ir con todo esto es que el proceso enloquecedor de expansión, estatización y atropellos que vivimos no son ni por puta una muestra de fortaleza del régimen, sino todo lo contrario: están desesperados porque se les acaba el combustible. Se expanden porque no les queda otra para sobrevivir.

Se van de mambo porque saben que la alternativa es colapsar. Nos van a arrastrar a todos en el colapso, porque va a llegar lo quieran o no, pero no conciben otra alternativa. Como el sistema solar que termina arrasado por esa gigante roja en los últimos años de su vida, la expansión catastrófica del modelo nos va a arrasar a todos.

Pero aunque consuman las últimas reservas en un acto de voracidad desesperada al que van a tratar de disimular haciéndolo parecer como una señal de incontenible vitalidad, su final está tan escrito como el que deben atravesar las estrellas una vez que se acaba el combustible del que dependen.

7 Comentarios:

Blogger Andy dijo...

Con Menem fue lo mismo... ¿cuándo la veremos a la decrépita Cristina, Senadora Vitalicia, por Buenos Aires/Santa Cruz/donde sea, para rascar fueros que le permitan morirse fuera de la celda???

3:54 p. m.  
Anonymous carancho dijo...

Mayor, cree que será posible que la faraona loka y sus pandilla de delincuentes paguen por sus delitos?
Me enferma ver saltar todo por los aires, perdido el futuro otra vez y que los miserables culpables estén bien a salvo, contando sus millones y riéndose de nosotros, que pagamos su fiesta.
Créame, nada me alegraría más que ver a esta gentuza colgada de una farola en Plaza de Mayo. Y hablo completamente en serio.

8:20 p. m.  
Blogger Mayor Payne dijo...

Andy, como peronacha que es debajo de la pátina bolche que la cubre, no la creo incapaz de cualquier bajeza o indignidad para zafar al estilo Menem; lo que dudo es que tenga la suficiente estabilidad mental para hacerlo.

Carancho, no sé, no sabría decirte, ojalá fuera como vos dijeras, como poder pasar está dentro del campo de lo posible, pero no va a pasar así nomás... va a tener que ser la propia sociedad argentina la que prepare las sogas, elija las farolas, y coloque a los funcionarios en ellas.

Como dijo Sarlo una vez: "se le puede ganar a Cristina, como se le puede ganar a Federer. Pero la cosa es que Federer no pierde solo los partidos, se los gana Nadal".

Saludos!

4:48 p. m.  
Blogger Andy dijo...

Mayor: no descartar salidas tipo "Atrapado sin Salida"... y que termine de la peor manera, para ella.

5:07 p. m.  
Blogger Andy dijo...

Carancho: quiero ver a Hebe de Bonafano colgada, este mismo jueves!!

5:08 p. m.  
Anonymous carancho dijo...

Andy, comparto tu idea.
Aunque creo que habrá que agregar farolas a la plaza... no van a alcanzar para todos.

6:35 p. m.  
Blogger Mayor Payne dijo...

En ese caso, Carancho, propongo seguir el ejemplo que el compañero Heyn marcó con sus pajas bravas y colgarlos con cinturones de los barrales de los placards.

11:33 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Más recientes›  ‹Antiguas