martes, 15 de agosto de 2006

Que se doble pero no se rompa!

Todo este tema de los radicales pro K que hicieron público y notoria su simpatía y apoyo por el gobierno me lleva a reflexionar sobre algo.
Nos la pasamos hablando de que en la Argentina no hay un proyecto de país común, de que estamos muy dispersos respecto a eso, de que no tenemos políticas comunes a lo largo del tiempo... Y ahora, que vemos que representantes de la segunda fuerza política a nivel nacional se junta con el oficialismo vemos en esto un signo de decadencia de las instituciones republicanas y democráticas, como si estos políticos hubieran decidido venderse al poder de turno.
Entonces cabe pensar, ¿cómo se genera una idea de país común si no es a partir de este tipo de acercamientos? ¿Por qué seguimos viendo a esto como peligroso? ¿No dijimos siempre que Kirchner tenía el problema de ser presidente sin haber ganado de hecho las elecciones? Y ahora que tiene más apoyo... seguimos pensando mal.
Yo creo que en la raiz de este sentimiento está el eterno tema de la distribución geográfica de poder. Creo que en la Argentina NO importa de qué partido sos, si al fin y al cabo si sos gobernador o intendente, sabés que para recibir plata tenés que ser del partido que tiene el poder a nivel nacional. Entonces, me parece que seguir centrando el debate en cuestiones ideológicas, de lealtades partidarias y de instituciones republicanas de representación es vacío si no lo hacemos mirando qué pasa con cómo se autosustentan las unidades políticas subnacionales en nuestro país.

2 Comentarios:

Anonymous yo dijo...

Eso refleja en buena medida un hábito de la oposición: critica todo sistemáticamente. Ve en todo un ataque a esa supuesta "República". Ni siquiera trata de ver si lo que pasa en la realidad es algo bueno o malo

1:22 p. m.  
Blogger lilith dijo...

En algun punto creo que yo tiene razon...

10:20 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Más recientes›  ‹Antiguas