martes, 22 de agosto de 2006

Sexo comunista vs Sexo liberal

Hace tiempo discutía con un amigo acerca de los límites de la política. Él sostenía que la política terminaba donde empezaba la familia y la intimidad del hogar (sobre todo aplicandolo al problema de la educación sexual en las familias). En cambio, yo supuse que la política no tenía límites, y que era capaz de cooptar cualquier esfera de la vida, e incluso, era capaz de meterse en los reductos más íntimos del hombre.

De allí surgió la siguiente conceptualización, un anhelo por explicitar mis ideas, y así exponer entre otras cosas, la estrecha ligazón entre sexo y política bajo un nuevo punto de vista.

En este sentido, propongo descubrir un tipo de sexo al que podemos llamar comunista. Este sexo, lleno de sensualidad lo encontramos en infinidad de libros, como por ejemplo en los autores del boom latinoamericano. Este sexo setentista busca hacer la revolución en la cama, intentando derribar las absurdas normas que los burgueses han puesto en el sexo. Su fin es subvertir el orden creado dando paso a la libertad sexual que traerá el verdadero goce. Su ejemplo más ilustre es el coito anal, lleno de reprimendas, y que es objeto de un deseo desenfrenado y reprimido (imaginense un inglés burgés relatándole sus deseos sexuales a Freud). A través de esta especie particular de sexo los sujetos buscan obtener libertad, derribando las reprimendas impuestas por la sociedad. No se trata sólo de sexo, sino que el sexo está al servicio de una idea mayor, mucho más excelsa.

Otro tipo de sexo es el liberal (libertario). Acá no se busca romper ciertas normas ni subvertir el orden, sin embargo también se intenta obtener la libertad más amplia posible. El individuo liberal quiere ser libre teniendo conciencia de que dispone de todos los bienes y servicios que desee (la panacea del homoeconómicus). La imagen que más se corresponde con esta idea es cuando uno va a bailar. Un boliche no es otra cosa más que un mercado de cuerpos (como hay un mercado de celulares y otro de carne en Liniers). Cada uno puede allí disponer de cualquiera. Sólo es necesario tener un bien (cuerpo) de igual valor. Por su parte, el éxito radica en que han sido capaces de garantizar su libertad permitiendo mantenerse jóvenes y lindos, puesto que si no fuese lindo no sería libre, logrando así las más variadas cirujías estéticas que la ciencia permite. Por útimo, el fetiche de esta década noventista, por cuanto vengo hablando son las orgías.

Aclaración: este texto es fruto de notas escritas al pasar, carece de gran rigurosidad pero es muy sugestivo al fin.

9 Comentarios:

Blogger veracruz90 dijo...

fantástico, no entendí nada pero está bueno tratar estos temas con altura... cuack!!!! macho habla en castizo please!!!
es verificable esta info o es mas que nada fruto de la intuicion de un enamorado del saber?? algun curabalero esta al tanto de estas atrocidades freudianas?? jajajaja, me alegraste la mañana

11:25 a. m.  
Blogger Nómade dijo...

es completamente verificable: mirá la película Tango Feroz y la película Chicos Ricos y vas a ver que la aproximación al sexo es completamente diferente.

12:15 p. m.  
Blogger Lulet dijo...

En las primeras líneas diste una definición sin darte cuenta.

Es cierto lo que decís que "la política no tenía límites, y que era capaz de cooptar cualquier esfera de la vida, e incluso, era capaz de meterse en los reductos más íntimos del hombre."

Pero eso es lo propio de los totalitarismos, invadir y dominar todas las esferas de la vida.

1:42 p. m.  
Blogger Nómade dijo...

Lulet, estoy parcialmente de acuerdo con vos. En ese sentido se puede definir al totalitarismo, pero esa definición supone que el hombre tiene una fuerte división entre "el sujeto como individuo" y "el sujeto como ciudadano".

No todos están de acuerdo en dividir así al hombre. Por ejemplo, Aristoteles pensaba que el hombre sólo era hombre y sólo lo era en su totalidad siendo ciudadano. La política en Grecia impregnaba toda la sociedad, desde sus ideas hasta su religión. Y no por eso nos es lícito comparar la Unión Soviética con la democracia ateniense.

Personalmente, me parece más razonable la idea de Aristóteles que concebía a la política como una realidad que impregna a todo el hombre, a considerar que el hombre tiene una esfera de individualidad a donde nada político llega.

2:03 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Está muy poco claro, pero entiendo a lo que te referís y está buena la idea. Aunque creo que es muy poco verificable, como dijo el q escribió primero.

3:07 p. m.  
Anonymous Bruno dijo...

Nunca pensé que de esa conversación que tuvimos ibas a llegar a ESTO.

Admito que esta buena la forma en que lo encaraste al tema. Pero yo tenía razón.

Abrazo.

4:54 p. m.  
Blogger Nómade dijo...

Bruno, no se si tengo razón, pero definitivamente es un "orgasmo intelectual" esa conceptualización.

4:00 p. m.  
Blogger jorge dijo...

a fines de los ochenta, en el 87 creo, le escuche una historia a un señor de nacionalidad rusa
me dijo que la diferencia entre las mujeres rusas se daba entre las comunistas (que eran mujeres serias y con muchos prejuicios) y las liberales (que eran divertidas, abiertas y nada conservadoras)
el hombre me interrogo, sobre como eran las mujeres Argentinas

Me quede pensando y le dije...Comunistas

1:50 p. m.  
Blogger Alkkáno dijo...

Sexo revolucionario, que no es igual al sexo del caballero feudal que cortejaba a la dama y violaba a la campesina, que no es lo mismo que el sexo burgues refrendado en el matrimonio como legitimizacion de la propiedad privada del cuerpo del otro...
La Kolontai trabajó el tema en la URSS, pero el dispositivo de poder le cayó encima...
Efectivamente -y me la juego por eso- las izquierdas (pero las de verdad) tienen mejor sexo que el enemigo, porque el otro es un compañero en libertad y no un mero Homo Oeconomicus... porque somos parte de un proyecto y nos realizamos en el encuentro, en el codo a codo. Por que te la juegas...

Es super interesante el tema y da mucho para hablar, que bueno que a alguién más le interesa.

Gracias por tus comentarios en mi blog. Ya me suscribí al tuyo.

7:32 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Más recientes›  ‹Antiguas