jueves, 17 de agosto de 2006

Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia

"El concepto de democracia delegativa fue acuñado por O`Donnel en 1994 para referirse a países en donde se celebran elecciones libres y limpias pero en los cuales los gobernantes (especialmente presidentes) se sienten autorizados a actuar sin restricciones institucionales. En esta concepción fuertemente mayoritaria y plebiscitaria del poder político, el gobernante no deja de ser democrático, en el sentido que surge de elecciones libres y limpias, y no intenta suprimirlas en el futuro. Pero, por otro lado, no se siente obligado a aceptar las restricciones y los controles de otras instituciones constitucionales (Parlamento y Poder Judicial) ni de diversos organismos estatales o sociales de control; al contrario, suele dedicarse a ignorar, anular o cooptar esas instancias.
La idea básica de esta concepción es que los votantes ven al presidente como el depositario exclusivo de la legitimidad democrática, al que en consecuencia delegan el derecho y la obligación de resolver los problemas del país a su leal saber y entender.
Esta idea (que no excluye la de futuras elecciones libres y limpias en las que el presidente y su partido podrán ser cambiados)autoriza acciones anti institucionales del presidente así como, decisiones “para poner orden”o “resolver crisis” de neto corte autoritario. Esto no implica, claro está, que el presidente delegativo
sea omnipotente, ya que choca con los resabios de institucionalidad subsistentes, con diversas relaciones fácticas de poder y, dependiendo de las coyunturas, con movimientos opositores, sobre todo de rendición de cuentas societal." (Programa de Naciones Unidas Para el Desarrollo)

De más está decir que todo parecido con la realidad política actual es mera coincidencia., este concepto O`Donnel lo desarrolló para Menem.

(Léase superpoderes, reforma del Consejo de la Magistratura, cambios en la Corte Suprema, etc.)

2 Comentarios:

Blogger veracruz90 dijo...

¿será que la democracia es el gobierno de la mayoría y no de todo el pueblo? ¿pero qué pasa si esa mayoría reduce a su mínima expresión los derechos de la minoría?

10:39 p. m.  
Blogger Lulet dijo...

Estoy de acuerdo en torno a ese debate, pero ese debe hacerse antes de elegir a la democracia como forma de gobierno.
Mientras que este tema es un problema de la forma en que se desarrolla esta forma de gobierno que hemos elegido.

Tiene que ver un poco con el artículo tuyo sobre el déficit de las provincias: ¿ cómo puede ser que una y otra vez se vuelvan a endeudar sin que ningún mecanismo institucional les ponga un freno ? ¿cómo es que después de endeudarse les nacionalizamos/socializamos la deuda y otra vez a empezar a endeudarse?

7:09 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Más recientes›  ‹Antiguas