sábado, 9 de febrero de 2008

Hugo juega con fuego

El ambiente anda algo turbio en América del Sur.

Y eso que el barrio nunca se caracterizó por ser un lugar tranquilo.

El motivo de la intranquilidad es (¡cuándo no!) el capomafia bolivariano, el inimitable Hugo Chávez Frías. La última locura del teniente coronel devenido en redentor de Latinoamérica consiste en tensar la cuerda con su vecina Colombia, convirtiendo su antipatía y desprecio por el presidente colombiano Álvaro Uribe en una crisis internacional. Y con cada día que pasa, nos vamos enterando poco a poco cómo se está tensando la cuerda.

Empezó primero con la payasada de la Operación Emmanuel (incluyendo la parte en la que se descubrió que el chico a ser "rescatado" de las garras de las FARC ya llevaba un buen tiempo en un orfanato del gobierno colombiano) y se acentuó tras la liberación de las otras dos rehenes. Después de que Chávez consiguió que su amiguito Tirofijo soltara a las otras dos secuestradas, el orate bolivariano y el resto de su gobierno se lanzó en una escalada de frases y gestos amistosos hacia las FARC.

Que las FARC no eran un grupo terrorista, que su proyecto político (como si tuvieran uno que fuera más allá de llenarse de dólares del narcotráfico) era "respetado" por Venezuela, que debían ser considerados como insurgentes, que debían dársele reconocimiento... la cantinela siguió y siguió.

De más está decir que proclamar a viva voz tu apoyo por un grupo narcoterrorista que está combatiendo al gobierno oficial y reconocido de un país vecino no es un gesto amistoso.

Después vinieron las frutillas del postre: Chávez acusó al "Imperio" (para variar) de estar planeando una agresión militar contra Venezuela y usando a Colombia como títere. Y de ahí siguieron el resto de las locuras bolivarianas: tildar al Gobierno colombiano de "oligarquía antirrevolucionaria" que conspira para acabar con la revolución bolivariana, anunciar que Venezuela iba a defenderse de cualquier agresión militar colombiana... y la perlita de afirmar que en lugar de compartir frontera con Colombia, Venezuela limitaba con las FARC.

Un ejercicio lógico: ¿alguien cree que un país como Colombia, que enfrenta una situación de violencia interna gravísima, y cuyas Fuerzas Armadas están por consiguiente dedicadas por completo al combate contra la narcoguerrilla, va a lanzarse en una operación militar contra el principal comprador de armas de América del Sur?

Ya Chávez dejó de ser chistoso; uno antes podía pensar que toda su retórica "revolucionaria" era una payasada, pero ahora lo vemos conduciendo alegremente a su país en un camino que puede desembocar en una guerra internacional de consecuencias imprevisibles.

¿Por qué está Huguito en este camino? ¿Estará queriendo armar alboroto en el extranjero para salvarse del caos interno de una economía en constante desabastecimiento e inflación y un escenario político fragmentado y conflictivo? ¿O de verdad, como afirman algunos, cree ser la reencarnación de Simón Bolívar, con una misión para "liberar" América del Sur de no se sabe bien qué cosa?

Lo que sea en realidad, Chávez está metiendo al continente en un brete muy complejo y peligroso. Y con cómo es él, difícilmente prime la cordura y el sentido común.

Sería interesante, ya en el campo político argentino, que la botóxica que le mantiene el sillón caliente al Néstor se dé cuenta de que Chávez es un amigo muy peligroso, y que lo mejor que podría hacer la Argentina en esta situación sería despegarse de Chávez por completo.

Dudo que lo vaya a hacer, considerando cómo se ha venido comportando hasta ahora.

Esta situación también debería llevar a los inocentes de siempre a reflexionar: con el manejo de un auto, no basta con que nosotros seamos conductores buenos y prudentes para evitar accidentes... si el otro conductor no lo es, los accidentes pasan igual.

Con las relaciones internacionales, un país puede proclamar siempre su voluntad de paz y buenas intenciones, pero debe estar preparado y alerta para que no lo agarren desprevenido en el caso de que otro país empiece a hacer locuras, con los resultados trágicos que pueden imaginarse.

1 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

"En otros problemas locales, el enfoque de Chávez ha sido igualmente errático. Después del reciente brote de dengue, que llegó a infectar al ministro de Cultura, Francisco Sesto, el presidente, en vez de activar y corregir el sistema de salud pública, pidió que se investigara el rumor de que la enfermedad había sido alterada para lograr una cepa más virulenta como parte de un ataque contra Venezuela lanzado por enemigos no identificados."
FUENTE: http://www.lanacion.com.ar/exterior/nota.asp?nota_id=986096

JAJAJA!!! Me parece que chavito esta usando mucha de la cocaína que le proveen las FARC.
Pobre venezolanos…

9:58 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Más recientes›  ‹Antiguas