sábado, 15 de diciembre de 2007

Kirchnerismo 2.0: La Primera Semana

El lunes, estimados lectores y conciudadanos, vamos a cumplir la primera semana bajo la administración de Nuestra Presidenta, Cristina Elisabeth Fernández Wilhelm de Kirchner, y corresponde que hagamos una pequeña lectura de lo que han sido estos días hasta el momento.
.
Partamos con su discurso inaugural ante la Asamblea Legislativa: para ser honestos con la Presidenta, resulta sumamente interesante que por vez primera un titular del Poder Ejecutivo se refiera a la problemática educativa (de la que quizás el coblogger Gurí Matero nos pudiera hablar mejor) saliendo de los clásicos lamentos sobre el neoliberalismo y la falta de presupuesto del sector.
.
Que la Presidenta haya hecho directa referencia al nivel y capacitación de los docentes y a la escasez de días efectivos de clase (atribuibles a la combatividad desaforada de CTERA y los otros gremios del sector) como parte del problema nos muestra que al menos, no anda errando la conceptualización de lo que hay que resolver. Que pueda o no resolverlo, es algo que quedará reservado al futuro.
.
También es de tener en cuenta su aparente intención de no convertir al Gobierno en un facilitador de la eterna puja por poder y dinero de los capomafias sindicales: la prueba más evidente del asunto está en los gritos dementes de Hugo Moyano al día siguiente de la asunción presidencial, prometiendo pasarse a la "otra vereda" si el Gobierno no se pone "del lado de los trabajadores". Traducido con un diccionario Moyano-Castellano al lado, los sindicalistas estarían viendo que con Fernández de Kirchner no tendrían un oído amigo en la Rosada.
.
Aunque Cristina Fernández es peronista: el genoma pesa mucho.
.
Un tercer punto positivo del discurso, aunque oculto tras la maraña de lugares comunes setentistas y sensibleros que no se perdió de decir, fue la necesidad de "separar la paja del trigo" en lo que hace a las Fuerzas Armadas. Quizás la Presidenta está aprendiendo de una vez por todas que el grueso del personal militar de hoy no es el que estaba en servicio treinta años atrás, y que los que aún quedan de esa época son los que para 1976 eran tenientes apenas salidos de los institutos de formación de oficiales.
.
Quizás, quiero creer, la Presidenta se esté dando cuenta de que las Fuerzas Armadas son más que un punching-ball conveniente a la hora de poner cortinas de humo, y que un país moderno como el que ella dice querer necesita un poder militar bien delineado y acorde con él.
.
Habrá que ver sus palabras en los próximos días, especialmente las que dirigirá en el acto de egreso conjunto del Colegio Militar, para ver si esto sale de las buenas intenciones.
.
Por otro lado, habría que considerar cuidadosamente qué quiso decir la Presidenta cuando habló de una "tortura del relato permanente de la tragedia" en lo relativo a la década del '70. Si con eso, Cristina Fernández quiso decir que ya viene siendo hora de que la Argentina deje de jod..., digo, que deje atrás las discusiones sobre un pasado que nadie quiere volver a ver, independientemente de sus opiniones del tema, para ocuparse del futuro, sólo resta decir que "ya es hora".
.
Ya perdimos cuatro años de la administración del actual Primer Caballero de la Nación revolviendo el pasado.
.
De la economía en sí no voy a opinar; son temas que exceden mis capacidades, aunque la repetición constante y cansadora de términos complejos como “modelo de acumulación de matriz diversificada” suena más a sanata que a un plan serio.
.
Y ahora, pasemos a lo nocivo de esta semana. ¿Creían que me había vuelto cristinista?
.
Desde ya que algo verdaderamente negativo, por no decir insultante y ofensivo, fue la permanente lamida de medias que la Presidenta hizo de las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo durante su discurso. Si ya el Néstor nos había condenado a ser "hijos de las Madres y las Abuelas", Cristina Fernández dio un paso más: ahora Hebe, Carlotto y el resto de la banda son las "Madres y las Abuelas de la Patria".
.
La Argentina merece madres mucho mejores que una banda de resentidas que cree que matar "en nombre de la Revolución" es algo digno de orgullo, que brindan con champagne cuando otros terroristas matan a tres mil personas y que sólo se calientan por los derechos humanos de los terroristas y otras lacras humanas.
.
Si esas van a ser las Madres de la Patria, desde ya que prefiero ser huérfano.
.
Cristina debería pensar un poquito más en que ella es la Presidenta de la Nación, y no la Vengadora de los Montoneros Resentidos y Derrotados.
.
Pasemos luego a un rasgo que los Kirchner parecen tener en su código genético: la adulación a Hugo Chávez, el simpático y delirante tiranuelo caraqueño que anda por el continente repartiendo petrodólares a sus pollos. Cristina, que mucho paseó por el Primer Mundo cuando aún era la Princesa Heredera del Kirchnerismo, no da la impresión de ser consciente de los vicios y demencias del autoproclamado comandante Bolivariano.
.
A tal punto ha llegado el ánimo de ser compinche de Chávez que Cristina se lanzó de cabeza contra Estados Unidos cuando una investigación judicial indicó que los 800.000 dólares contrabandeados en las famosas valijas de Antonini Wilson iban a financiar la campaña de un candidato presidencial argentino... agregando que todo eso era simplemente una maniobra judicial y política del gobierno de los EE.UU. para distanciar a Argentina de Chávez y de planes faraónicos como el Banco del Sur.
.
Como si EE.UU. viviera tramando planes para joder a la Argentina. Y como si en todos lados se repitiera el lamentable esquema argentino de usar a la Justicia como herramienta política.
.
Dudo que Huguito regalara dólares a Carrió, Lavagna, Rodríguez Saá o alguno de los otros.
.
Con 800.000 dólares (conocidos, quien sábe cuánto más se coló por Ezeiza en los vuelos de Enarsa) aportados a la campaña, es comprensible que Cristina quiera a Huguito; después de todo, la campaña no la podía hacer solamente el Néstor con la plata de nuestros impuestos y los recursos del Estado Nacional.
.
Ahí, ya en sus primeros discursos, Cristina nos mostró que no piensa cambiar las mañas heredadas del ex-Pingüino Emperador: ella va a zarandear a todos desde el atril con palabras tonantes y duras, sea por lo que sea, batiendo siempre el parche de la conspiración y el asedio de "la derecha" y de todos los otros que no tienen ni Dignidad ni Conciencia Nacional y Popular.
.
Al menos, tenemos que agradecer que los discursos de cachetazo de la Presidenta no son el destripamiento y humillación del idioma castellano al que nos tenía acostumbrados el iletrado del actual Primer Ciudadano, que parecía huírle a la gramática y a la sintaxis como Drácula frente a una ristra de ajos.
.
Y no mencionemos los traspiés de la Presidenta como referirse a la Guerra del Paraguay como "Guerra de la Triple Traición a la Condición Latinoamericana". ¿De donde sacó semejante barbaridad de frase hecha, de los libros de Pigna?
.
Sin ánimos de darle el gusto a la Presidenta en su reciente rascada del pasado para ocultar los problemas del presente, habría que decirle que, teorías conspirativas al margen, esa guerra empezó para nuestro país cuando Paraguay nos invadió luego de que le negáramos permiso para atravesar por nuestro territorio, y que lejos de ser Francisco Solano López un "héroe latinoamericano", simplemente era un tirano megalómano que suicidó a su país al lanzarlo contra los dos más grandes de América del Sur.
.
Si remarqué en el post de hoy lo que a mi juicio fueron los puntos positivos de estos cinco o seis primeros días de Kirchnerismo 2.0, lo hice sólo debido al mínimo de confianza que hay que darle a todo Gobierno que recién da sus primeros pasos: ya la Historia nos mostrará si Cristina Elisabeth Fernández Wilhelm de Kirchner puede hacer que los pocos puntos promisorios en sus palabras se transformen en realidades, o si simplemente van a ser otros cuatro años de declamaciones inútiles mientras detrás suyo los sospechosos de siempre vuelven a llevarse todo, defraudando una vez más a la golpeada República Argentina.
.
Ya lo veremos.

5 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

No concuerdo con tus referencias a las madres y abuelas, fundamentalmente por la extrema postura a la que arribas sobre sus supuestos festejos y demas. Si bien Hebe de Bonafini es un personaje lamentable, no pienso lo mismo de Carlotto ni de muchas otras y creo que lo que CFK hizo fue reconocer, a su modo, la pacifica actividad que tuvieron en una epoca donde la muerte reinaba. Sus actividades y lucha fueron reconocidas incluso hasta por la Iglesia y muchos organismos que no necesariamente pregonan los derechos humanos que tanto detestas pero que, dicho sea de paso, son a los que muchos militares recurren a la hora de sus alegatos o para pedir beneficios excarcelatorios. Quizas con ese juridico dato te caigan mejor.
En fin, no me parece malo que se reconozca a aquellas simples amas de casa que salieron a buscar a sus hijos y nietos que ilegitimamente fueron asesinados o robados por supuestos "militares" con los que actualmente se esta haciendo JUSTICIA, ojala la historia le de a estas humildes mujeres un lugar de reconocimiento como del que actualmente gozan.
No entiendo por que te disgusta tanto dicho reconocimiento, aunque probablemente te agradaria mas que vuelvan a colgar los cuadros y ese tipo de cosas.
Por ultimo y tratando de ser ejemplificativo me parece que, nuevamente, "se te salto la cadena" con lo de los montoneros. Usualmente pregonas esa idea de olvido del pasado o de pacto sin justicia (ya se que despues vas a decir que hay que hacer justicia para todos, pero bue, tenes q entender q no es mismo que el Estado mate gente a que lo haga un grupo, pero eso es motivo de otra charla cuando ese punto se defina, cosa que al dia de hoy, juridicamente hablando, no esta definido), pero seria mejor que seas coherente con esas ideas y no te pongas de ninguno de esos dos bandos. Al decir montoneros resentidos y derrotados me parece que te equivocas con tus "democraticas ideas" puestas en otros posts, pero ya que lo decis... vos pensas, al dia de hoy, que los montoneros perdieron?, o sera en medio de tanto poder los militares actuaron tan impunemente que ni siquiera salieron de su torpeza para mirar una constitucion y ver como hacer bien las cosas?, o quizas creyeron que habian matado a todos los montoneros y ninguno llegaria algun dia a ser presidente de la nacion?

Saludos
AGUSTIN RIVERO

4:37 p.m.  
Anonymous Mayor Payne dijo...

Pregunta 1: Si Hebe de Bonafini es un personaje lamentable como vos decís, ¿por qué merece que la Presidenta le haga un reconocimiento en el Congreso?

Los "supuestos festejos" fueron reconocidos por la propia Bonafini, que dijo alegrarse del atentado del 11 de septiembre. Pienses lo que pienses de los Estados Unidos, no se puede ser tan degenerada como para festejar la muerte de tres mil personas, más si sos autoproclamada defensora de los derechos humanos. Y fijate que ha sido así siempre: lo único que le calienta a esa mujer son los terroristas muertos, jamás sus víctimas.

Carlotto es más sensata y racional en algunas cosas, aunque le haría mucho bien desideologizarse un poquito. Hace rato que terminó la década del '70, por más que no quiera creerlo.

Yo no quiero como "Madres de la Patria", y quisiera creer que vos tampoco, a mujeres que afirman sueltas de cuerpo que el camino para resolverlo todo es la revolución violenta. Me disgusta que desde el Estado se reconozca a personas que todavía sostienen que hay una violencia mala y una violencia buena, que viven del rencor y que creen que sus hijos son héroes aún después de haber perdido la propia vida, y quitado las de muchos otros, en nombre de una "revolución" que nadie quería por estos lados.

También sería lindo que explicaran Hebe, Estela y el resto de las señoras qué hacen con la plata que el Estado les da alegremente.

Y antes de que me lo digas, tampoco quiero como "Padre de la Patria" a Videla, Massera o alguno de los otros, antes que me lo digas.

Sí creo en la ley pareja y justa para todos, y en derechos humanos que son defendidos para todos los ciudadanos del país, no sólo a aquellos que mejor puedan caerme o que más simpáticos me resulten. Y me revienta que bajo el rótulo de "derechos humanos" se esconda la apología del delito.

Y sí, lamento aburrirte con mis pregones que deben sonar muy cansadores, pero voy a insistir una vez más en la idea: la Argentina no puede seguir viviendo con la mirada hacia atrás. Y si querés pruebas de mi punto, para eso está este debate que estamos manteniendo dos personas que ni siquiera éramos proyectos en la época de los hechos. ¿Vos honestamente querés que esta pelea absurda continúe por más generaciones, o peor aún, que se perpetúe la idea de que hubo "buenos" y "malos" en lo que en última instancia es un conflicto civil?

Si querés justicia para los crímenes de uno de los bandos, que la haya también para la de los otros, y si vas a dejar bien escondidos (o peor: glorificados) los del otro lado, no batas el parche con los de los primeros. Quizás para vos esto se reduzca a un problema jurídico, y ya sé que me vas a salir con alguna sesuda teoría del derecho que afirma que los crímenes no son crímenes si los comete determinado tipo de personas de acuerdo a determinada causa o qué se yo, pero cuando tenés una sociedad que tiene una división tajante alrededor de un hecho del pasado, lo último que uno tiene que hacer es insistir en reavivar esa división. Esa es una decisión política, aunque por desgracia veamos que se tomó exactamente la contraria.

(Nota: ¿en qué quedamos? ¿Me decís que tengo que entender que los crímenes del Estado son peores que los de un grupo pero en la misma oración me decís que eso todavía no está definido?)

Y en cuanto a lo que me decís de que llamando a los montoneros "resentidos y derrotados" me estoy poniendo una camiseta, contestame esta pregunta sencilla:

¿Alguna vez algún montonero o erpiano hizo una autocrítica pública de las metodologías de "lucha" que emplearon, al mismo nivel que las del general Balza y el almirante Godoy, por citarte sólo dos ejemplos de las Fuerzas Armadas?

¿Alguna vez algún montonero o erpiano tuvo algún mensaje de corte conciliador o superador de las tragedias de la década del '70?

Hasta que no lo hagan, hasta que no reconozcan que lo que hicieron en los '60 y '70 estuvo equivocado y fue un desastre, y mientras sigan insistiendo en que la lucha armada fue justa y necesaria, el mote de resentidos les queda, viejo.

Sobre la "derrota": los jóvenes idealistas trataron de tomar el poder a sangre y fuego... y perdieron en su ley, fueron derrotados en la forma de combate que ellos eligieron para lograr sus objetivos, y esa es la herida que tanto les sangra por estos días. Que más tarde hayan podido lograr sus objetivos en forma política, como lamentablemente vemos hoy en día, eso es otra historia.

De los militares no cabe la menor duda que fueron incompetentes en todos los sentidos de la palabra, y que su gobierno de 1976 a 1983 fue criminal en todos los sentidos de la palabra: el desquicio económico, Malvinas y su forma de acabar con la guerrilla lo demuestran, pero ponete a pensar un poquito:

Si llegamos a ese extremo no fue porque los muchachos de jineta y gorra bajaron de un plato volador a matarnos a todos: hubo movimientos mesiánicos que creyeron que el cambio político se imponía con las armas, hubo caudillos políticos que especulaban con la violencia para regresar al poder (Gral. J.D.P.), hubo una oposición política que prefería conspirar para voltear gobiernos, hubo sindicalistas que no tenían ningún asco en resolver sus problemas con la "tendencia" a los tiros, hubo militares que se comieron la idea de que su trabajo era ser gendarmes de la política en lugar de ser el brazo armado de la Nación, hubo empresarios que "lubricaban" cuando convenía, y por sobre todas las cosas, hubo una ciudadanía hipócrita a la que absolutamente nada le calentaba hasta que le tocaba el bolsillo, que era capaz un día de pedir la sangre de los guerrilleros y que al día siguiente (suba del dólar y disparada inflacionaria de por medio) se acordaba que existían los derechos humanos.

Pero claro, es más fácil y tranquilizador creer que los '70 fueron culpa de la milicada y que el resto de la Argentina estaba formada por seres santos e irreprochables, ¿no?

Una vez más, lamento aburrirte, viejo...

Saludos y hasta la próxima.

7:46 p.m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Obviamente que no pienso como vos, y no tiene sentido que reitere lo que dije antes.
Lo unico que te aclaro es que para mi vision personal y juridica no es lo mismo que un Estado que asume el gobierno salga a matar o hacer desaparecer gente a que lo haga un grupo de civiles. Esa es mi opinion, fundamentada en diversas cuestiones que no vienen al caso, que poco importa por que los pronunciamientos de Tribunales de maxima relevancia, como son la Corte Suprema, y posteriormente debera dictaminar la Corte Interamericana, aun no se pronunciaron definitivamente respecto de estos temas puntuales.
Respecto de la autocritica, creo que Cristina hizo algo parecido en su discurso al asumir.
Finalmente, como te dije en otros posts yo soy peronista, no montonero, pero sigo pensando que vos tenes una vision e idea muy a favor del proceso encubierta en un supuesto mensaje democratico contradictorio con las premisas basicas de la democracia e incluso con las cosas que decis.
Esto ultimo no es un insulto y, como creo haberte dicho antes, seria muy bueno para la construccion de ideas que asumas ese rol.
Respecto del General Peron, mi vision es absolutamente imparcial, pero creo que el principal problema de la oposicion, antes como ahora, es entender el sentimiento popular que despierta su figura y sus valores. Al no entender eso, no solo no logran ser una alternativa sino que se entierran aun mas, generalmente denostando a la gran mayoria de habitantes del pais.
Pese a los males del peronismo, la comunion popular del lider con la masa es algo que las diversas oposiciones no han podido comprender, por ello no se mantienen ni como oposicion ni como gobierno, y los militares con las armas lo mandaron al General al exilio y lo sacaron del poder, sin por ello lograr impedir ese enorme sentimiento popular.
Ahora si los militares lo sacaron con las armas, es hiper logico que existieran grupos que de la misma forma buscaron repatriarlo,o no?


Saludos
AGUSTIN RIVERO

9:26 a.m.  
Blogger Charly W. Karl dijo...

Bonaffini reconoció que sus hijos eran guerrilleros y utilizaban fusiles automáticos livianos (FAL), que pretendía que del otro le tirarán con flores.

Dejo constancia de que me opongo a todo tipo de violencia, sea de izquierda o derecha, para el caso es exactamente lo mismo; no se utilizar armas y tampoco me interesa aprender.


Un abrazo!
C. W. Karl

10:32 p.m.  
Blogger Mayor Payne dijo...

Disculpá el atraso en responderte, Agustín, pero hubo unos días de locos por acá...

Como lo mencionaste, efectivamente no pienso como vos, y creo que mi punto de vista ya fue bien expuesto no sólo en comentarios anteriores sino en otros posts, pero quería aprovechar para referirme a algunos comentarios tuyos...

1) Si los montoneros buscaban repatriar a Perón mediante el uso de las armas, ¿por qué no depusieron las armas cuando lo tuvieron de vuelta, cuando se levantó la proscripción o cuando Perón volvió a la Presidencia? Los muchachos no sólo no pararon con la violencia sino que la empeoraron también. Y el que los tildó de "imberbes y estúpidos" fue el general, no alguien de la derecha...

2) Es cierto que Cristina dijo que tal vez a su generación le hubiera venido bien un poco de humildad como para reconocer que no podían cambiar el mundo, pero que todavía querían cambiar el país. Lástima que no continuó para decir que ellos (ella y "su generación") no eran quienes para imponerle a la Argentina un rumbo determinado a la fuerza y enfrentados a un país que estaba en contra de sus proyectos (incluso los propios peronistas). O para reconocer de una vez por todas que la vía armada para lograr el cambio político fue un error sangriento que todavía estamos pagando.

3) Quizás en tu criterio recurrir a la vía armada haya sido "hiper lógico"; lástima que haya sido tan ilegal y violatorio de la Constitución como los golpes militares (creo que el Artículo 22 decía algo sobre quienes se arrogan la representación del pueblo). Reconocer que ambos lados fueron responsables de actos criminales es para mí un paso importante hacia la superación de este conflicto.

4) Tal vez lo que decís sea UNO de los problemas que la oposición (llamémosle "no-peronismo", después de todo, no necesariamente el gobierno tiene que ser peronista como), pero creo que a los peronistas les falta entender un poco por qué hay sectores de la sociedad que les tienen repulsión, por así decirlo, algo que escapa a las explicaciones tontas de "oligarquía", "cipayismo" o "conspiración imperialista".

Quizás deberías preguntarte cómo pudo el peronismo gestar tanto odio en sectores de la sociedad argentina como para que se haya llegado a su derrocamiento por la fuerza en 1955... tal vez pensar en el grado de autoritarismo con el que se manejaba Perón, la censura de prensa (caso La Prensa), la propaganda oficial en todas partes (con clases impartidas de "Doctrina Nacional"), el manejo arbitrario del Estado en beneficio de una facción, e incluso el culto a las personalidades de Perón y su esposa (con provincias y ciudades rebautizadas en su honor). Y en cómo sus sucesores, sean ortodoxos, montoneros o neoliberales, han continuado con estos vicios durante sucesivos gobiernos peronistas.

Pensá en el "cinco por uno" y el "alambre de enfardar" que el general llamó a aplicar contra la oposición, los incendios a las iglesias, los arrestos de diputados opositores por "desacato" o la prohibición a la aparición de opositores en los medios de comunicación; tal vez eso explique por qué una buena parte de la ciudadanía no siente ningún cariño hacia el peronismo, o porqué se llegó a odiar al general al punto de derrocarlo por las armas.

A mí me parece que parte del problema de "peronismo-antiperonismo" en la sociedad argentina, visto desde el punto de vista de un no-peronista, es justamente que los peronistas creen disponer del monopolio de la representación popular, dejando a las personas que sostienen otras concepciones políticas en este país como si viviéramos con permiso del peronismo.

A mí, en lo personal, me irrita que siempre que tenemos un presidente peronista y más desde que vinieron Néstor y Cristina, tenga que escuchar discursos oficiales que tratan a las personas que no coinciden con ellos como si fuéramos traidores a la Patria.

Tal vez sea parte de la mitología peronista eso de la "comunión entre la masa y el líder", pero me parece que sería más positivo que el peronismo se asuma de una vez por todas sólo como un partido más entre tantos otros, que tiene que ganarse el apoyo de la ciudadanía en vez de asumir "de prepo" que lo tienen garantizado y que hablan ellos sólos por la sociedad argentina.

En mi opinión, los peronistas parecen ser incapaces de comprender que no necesariamente la mayoría de la ciudadanía puede pensar como ellos (hasta el punto de perder elecciones contra mamotretos como Alfonsín y De la Rúa); fijate cómo asumís de entrada que el peronismo es "la gran mayoría de habitantes del país". Ni son tantos los peronistas ni somos tan pocos los que no comulgamos con el peronismo.

Y no, no soy procesista.

Saludos y hasta la próxima.

Mayor Payne.

10:59 a.m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Más recientes›  ‹Antiguas