sábado, 12 de diciembre de 2009

ARBA, Júpiter, los Pomar y la incompetencia del Estado

No sé si las han notado, aunque creo que sí dada la manera en que supieron invadir la Interné y los medios, pero la Gestapo fiscal bonaerense llamada "Agencia de Recaudación Provincia de Buenos Aires" ha lanzado una campaña publicitaria que, como de costumbre, exalta sus capacidades y la tecnología que tiene a su disposición para la noble tarea de divorciar a un ciudadano de su dinero.

Una de estas propagandas, con un tono que recuerda a las advertencias de "La resistencia es fútil" de los Borg de Viaje a las Estrellas (este fue el momento nerd de hoy), le pregunta al contribuyente que cómo se le ocurre pensar que ARBA no va a encontrar su pileta no declarada si ellos usan la misma tecnología que se emplea "para estudiar el suelo de Júpiter" y "el agua de Marte".

¿El slogan de la campaña? "ARBA: Un Estado inteligente para una sociedad más justa".

¿Ven el problema?

¿Todavía no?

¿Quieren ir a hacerse un Nesquik y pensarlo mejor? Yo los banco por acá.

Bueno, che, acá va el problema que los publicistas de la Gestapo fiscal ignoraron:

JÚPITER NO TIENE SUELO. ES UN GIGANTE GASEOSO. NO ESTÁ COMPUESTO POR MATERIA SÓLIDA, SINO POR HIDRÓGENO Y HELIO EN DISTINTOS ESTADOS DE CONDENSACIÓN. CARECE DE UNA SUPERFICIE DEFINIDA QUE LOS MODERNOS MEDIOS DE DETECCIÓN DE ARBA PUEDAN ESTUDIAR.

El "Estado inteligente" desconoce información disponible en un manual de Geografía de primaria, y encima presenta ese desconocimiento como un éxito y como base de la razón por la cual resistírsele es fútil. Ese es el mismo Estado que quiere tu dinero porque te dice que sabe cómo gastarlo mejor en beneficio de los demás.

Si piensan que estoy siendo pijotero, no se los descarto, aunque el Estado argentino en sus distintos niveles no merece más que desprecio, sorna y el máximo pijoterismo que pueda lograr. Pero no les costaba nada a los pelotudos de ARBA, en interés de la credibilidad y respeto que quieren hacerse imponer entre los contribuyentes, chequear bien los datos.

Podían haber hablado de la atmósfera de Júpiter, que la tiene de sobra, o del suelo de Venus, que existe de verdad y que de verdad requiere de avanzada tecnología para poder ser estudiado, al estar cubierto el planeta entero por una atmósfera densísima de nitrógeno, dióxido de carbono y nubes de ácido sulfúrico. O sea, la composición habitual del aire que se respira en la Casa Rosada y en el Congreso, por no decir lo que tiene la Presidenta y su gabinete entero entre las orejas.

Por supuesto, no descarto que la voracidad fiscal del sector público argentino llegue al extremo de poner un impuesto al uso del hidrógeno de Júpiter como combustible, o establecer retenciones a la importación de las algas que se especula que existen debajo de la superficie de Europa, una de la lunas de Júpiter. Dios sabe que ya le han asestado impuestos a todo lo que vive, respira, se mueve y crece en la Tierra.

...

OK, al principio, este post iba a quedar así en la joda e iba a tratar de extraer conclusiones a partir de ello. Sin embargo, nunca pensé que el Estado iba a darme una muestra de su manifiesta e irrecuperable estupidez que fuera en idénticas partes brutal y cruel, y que a la vez dejara en claro que si hay algo que no tiene, es la cualidad de "inteligente".

Me refiero, claro está, al caso Pomar. Qué manera de pasar del grotesco de una propaganda con un error científico increíble a un caso de incompetencia supina.

Las fuerzas de seguridad del Estado inteligente para el que ARBA pretende recaudar más fueron incapaces de encontrar en 24 días un auto volcado a quince metros de la ruta que la familia "desaparecida" usaba rutinariamente, la misma ruta que anunciaron que iban a usar para ese viaje, la misma ruta en donde se los vio en dos oportunidades tras pasar por puestos de peaje (lo que además disminuía el tramo en donde era factible la búsqueda), la misma ruta en donde en dos oportunidades se llamó al 911 para avisar de un auto volcado.

En 24 días de frenética cacería humana, el Estado bonaerense fue incapaz de encontrar un auto volcado que estaba a la vista de todo el mundo en el primer lugar en donde tendrían que haber buscado.

¿Vieron alguna vez un fractal? ¿Esas figuras hiperdetalladas en las que su diseño básico se repite hasta el infinito en todas las escalas a las que se lo puede ver? Bueno, el caso Pomar es un caso fractal: cada nueva ampliación y acercamiento al mismo nos muestra un nuevo, glorioso e increíble conjunto de detalles de incompetencia, repitiéndose y repitiéndose ad infinitum et ad aeternum, per omnia saecula saeculorum.

El nivel de incompetencia exhibido en todos los detalles del caso es tan atroz y tan generalizado que, si estuviéramos viviendo en Japón, a los involucrados desde la DDI hasta el Ministerio de Seguridad no les quedaría otra salida honorable más que el suicidio ritual.

La impecable reflexión sobre el caso que hizo el Groncho que termina con una hipotética defensa de Stornelli en la que afirmaría que estaban buscando un Duna con una familia adentro y no un auto volcado en la banquina no sólo es graciosa, sino que da de lleno con el nivel de los argumentos con que se defiende el Estado argentino cuando se le echa en cara sus rotundos y absolutos fracasos. En eso, Stornelli no se diferencia de Aníbal Fernández, ese ser que yo empiezo a ver cada día más como la corporización perfecta del Estado Argentino.

¿Es éste el Estado Inteligente al que le tenemos que dar plata para lograr una sociedad más justa? Lo mejor que puede hacer el contribuyente bonaerense es guardar su plata lejos de las garras de ARBA o del molusco inútil de Daniel Scioli y, si quiere efectividad contra la delincuencia, armarse por su propia cuenta u organizar su propia defensa con los vecinos de su barrio, porque de un Estado inútil que no sirve ni para espiar, no puede esperar absolutamente nada.

He ahí el Estado Inteligente que Supimos Conseguir para el Gran Pueblo Argentino Salud. Una mole bruta, obesa, indolente, incapaz, orgullosa de su incapacidad en lugar de avergonzada, atrofiada en sus partes útiles y desmesurada en sus desperdicios, deseosa de hacerlo todo cuando es inútil para las funciones básicas que debe llevar a cabo, e insaciable en su voracidad y hambre de más y más dinero para desperdiciar en Dios sabe qué cosas.

Ah, y que cree que Júpiter tiene suelo.

1 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

Mayor Paine, a tu magnífico post agregale otro elemento: quien estaba a cargo de la búsqueda de los Pomar no era otro que Stevie Wonder.

Andrés

3:56 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Más recientes›  ‹Antiguas