sábado, 21 de agosto de 2010

¡Patria o Banda Ancha!

La última de los Kirchner, la de agarrársela con una proveedora de servicios de Internet, puede ser una jugada demasiado costosa para ellos a cambio de un beneficio discutible.

Para empezar, está el tema de la cantidad de votos potenciales que se pierden, no sólo entre los usuarios que pagan las conexiones sino entre sus allegados. Está bien que no es un ejemplo válido porque somos antikirchneristas rabiosos, pero consideren el caso de mi propia familia: sirviéndose de la conexión de Fibertel que tenemos hay seis personas, de las que cinco somos mayores de edad y por lo tanto votantes. Pongamos un promedio de tres votantes por conexión, de los que una gran cantidad serán aquellos que son indecisos o que tienen simpatías kirchneristas tenues y muy dependientes del humor cotidiano.

A diferencia de otros atropellos del gobierno como los de la ley de medios o la estatización de las jubilaciones, le va a ser imposible al kirchnerismo lograr que la ciudadanía disocie la medida de las consecuencias. Después de todo, la jubilación es algo demasiado lejano en el tiempo y las consecuencias de la ley de medios parecían algo nebuloso y lejano, más propio de fantasías paranoicas.

En cambio, si se sostiene esta payasada las consecuencias se vuelven inmediatas: noventa días de trámites furiosos para engancharse a otro proveedor, que va a estar colapsado por los pedidos, con la posibilidad muy certera de días, semanas o incluso meses antes de retomar la conexión.

Les aseguro que ninguno de los cientos de miles de pobres diablos que van a estar con el culo en la silla y el dedo marcando los números de Arnet y de Speedy para que vengan a instalar la conexión de emergencia que pidió tres semanas antes va a agradecerle al Gobierno por su lucha contra los monopolios o siquiera puteando a Magnetto, sino que se va a acordar de Néstor y de su mamá en las formas más coloridas posibles.

Además, no hay cómo escaparle a los paralelismos chavistas de cerrar grandes empresas y cagarles la vida a innumerables tipos de a pie porque sí. Por más argumentos pseudolegales que le quieran encontrar a este último capricho (y que los ciberkakas repiten hasta el hartazgo en todos los foros y blogs que pueden agarrar), no hay forma de esconder que se trata de una decisión tomada dentro de la guerra entre Néstor y Clarín o incluso dentro de la patología kirchnerista de arremeter contra todo lo que no piensa como la Parejita quiere.

Ni hablar de que esta vez no se puede colocar esta decisión como una acción contra un "otro" identificable y capaz de ser destruido en la opinión pública. El universo de usuarios de Fibertel abarca desde chicos hasta viejos, de Ushuaia a La Quiaca y desde el Aconcagua hasta Buenos Aires, gente de todas las clases sociales, ocupaciones e ideologías. Y aunque se diga que la medida va contra Clarín, cuesta identificar al grupo como el objetivo cuando los que se joden son otros muchos que nada tienen que ver con la pelea. Va a ser difícil vender "Patria o Banda Ancha" como una pelea viable para la sociedad.

Si fuera más cínico de lo que soy, les agradecería enormemente a los Kirchner por haber brindado un ejemplo claro y patente de arbitrariedad de corte estatista con respaldo legal casi inexistente y que representa un perjuicio inmediato para un segmento importante de la población tan universal y diverso que no puede ser enmarcado como un "otro" distintivo (y por tanto atacable), y que puede ser catalogado como ataque a la libertad de expresión.

Es casi como si los Kirchner no pudieran evitar mandarse cagadas de esta magnitud en los momentos en que la suerte parece sonreírles.

3 Comentarios:

Blogger Andy dijo...

Los griegos, que la sabían más que nosotros, la llamaron hybris...
Para los católicos, es el pecado capital de la soberbia...
Como sea, en el pecado está el CASTIGO.

2:25 p.m.  
Anonymous John M. dijo...

"Es casi como si los Kirchner no pudieran evitar mandarse cagadas de esta magnitud en los momentos en que la suerte parece sonreírles."

"Es casi como si los Kirchner no pudieran evitar mandarse cagadas de esta magnitud en los momentos en que la suerte parece sonreírles."

Mayor, la suerte nunca les sonrío, si realmente lo creyeran no hubieran hecho un acto tan desesperado. Esto es un intento de jugarse el todo por el todo contra Clarín por que sienten que están contra la pared.

El futuro de este país se definirá en estos días... para bien o para mal... si sobrevivimos a esta locura significa que la sociedad ha madurado un poco y existe el potencial para un país diferente, sino terminaremos como una versión aberrante cubano-Venezolana.

11:05 p.m.  
Blogger Todos Gronchos dijo...

Hay que tener paciencia. Llegar al 2011. Votar. Listo.

Saludos!

8:30 p.m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Más recientes›  ‹Antiguas