domingo, 4 de febrero de 2007

¿Es la economía o son las instituciones, idiota? (¿que diría Clinton en este caso?)

A raíz de un artículo escrito ya hace varias semanas en este blog me permito describir lo que se conoce como la Nueva Economía de las Instituciones (NEI), corriente económica muy en boga en los últimos tiempos y que justamente pone el acento en las instituciones como factor determinante de la realidad económica.
La importancia de la NEI fue reconocida en 1991 con la entrega del Premio Nobel de Economía a Ronal Coase, cuyos trabajos: “La naturaleza de la firma” y “El problema del costo social” constituyeron contribuciones claves en este campo de la economía. Dos años más tarde, en 1993, la importancia de esta corriente fue confirmada por la entrega del mismo premio a Douglas North, por sus trabajos: “Instituciones y crecimiento económico” y “Instituciones, cambios institucionales y performance económica”.
El “Nuevo Institucionalismo funda su vigencia en tres razones principales: tiene origen en la corriente neoclásica pero da respuesta a interrogantes que esta escuela contestaba de una manera “un tanto infantil”; se erige como respuesta a las políticas ortodoxas muy en boga en los años 90´ y es aplicable a las teoría de desarrollo moderna. No todas las escuelas económicas pueden darse estos lujos. Además es una de las pocas teorías económicas que permite una interacción con otras ciencas: sociología, política, psicología, etc.
De todas maneras, vale la pena recordar a los viejos exponentes que iniciarion el institucionalismo económico: Thorstein Veblen, John R. Commons, Clarence Wendell, Allan Grunchy y otros más.
De todas maneras, esta corriente presenta falencias que a mi entender hasta el momento no pudieron ser subsanadas. Muchas veces critica el rol del mercado como asignador de recursos mediante el sistema de precios y promueve un rol más activo del mercado (a través del enforcement) pero esto es muy difícil de ser medidos en términos económicos y por ende de demostrar su eficiencia.
Conclusión: No entiendo por qué Lavanga dijo lo que dijo en su momento. Igual, en este año electoral vamos a escuchar peores errores (en términos académicos, no?)

2 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

qué es lo que dijo Lavagna? y por qué está equivocado?

10:30 a. m.  
Blogger Charly Karl dijo...

Inevitablemente la falta de instituciones sólidas, más temprano que tarde terminará por afectar a la economía.

Sin reglas claras no pueden haber inversiones que produzcan un aumento en la oferta de bienes y servicios con el consiguiente abaratamiento de los costos, un mayor número de personas que puedan acceder los mismos, e incrementar significativamente las exportaciones, ganando nuevos mercados con productos de alto valor agregado.

8:37 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Más recientes›  ‹Antiguas