viernes, 2 de febrero de 2007

Pasteras

Escribo este post para dar otra perspectiva sobre el artículo del camarada Mayor Payne, Agrandados.
La reacción de Gualeguaychú frente al fallo de la Corte de La Haya con respecto a los cortes de ruta no puede dejar de ser alentadora para su reclamo, pero quiero resaltar el hecho de que no son piqueteros. Es decir, no son un grupo formado con el fin de competir por el poder del Estado. La Asamblea tiene un objetivo concreto: evitar que su ciudad sea contaminada y su economía destruida por las pasteras que están siendo construidas del otro lado del río Uruguay. La solución que proponen es que las trasladen. La contención de dicho grupo no es la misma que merecen los grupos piqueteros, porque su existencia y accionar depende de la realización o no de su objetivo. Lo que quiero decir es que para los vecinos de Gualeguaychú mantener los cortes no es causa de felicidad, al contrario, es desgastante. Por lo tanto, el fallo de la Corte de la Haya no significa una victoria, porque las pasteras se siguen construyendo a pesar de los cortes.
Creo que la contención de estos grupos no pasa por la represión, sino por la oferta de alternativas serias que los convenzan de que son mejores que la de cortar las rutas. Hoy es más difícil que cuando empezaron las demandas (que no fueron cortes de rutas, sino peticiones y actos multitudinarios).

Etiquetas:

4 Comentarios:

Blogger Jorge Andrés Gómez A. dijo...

Clararamente, aquí vemos fallas en la distinción -por parte de las autoridades- de los distintos movimientos sociales, pues no son capaces de definir y delimitar cuáles son los intereses de estos, ni los motivos y causas de su actuar. Existe en este caso, la etiquetación de un movimiento específico, con causas, objetivos e intereses específicos, en base a una noción más ideológica que social. Todo lo que reclame no es piquetero...así como no todas las protestas son necesariamente terroristas.
Lamentable

1:07 p.m.  
Blogger Gurí matero dijo...

Gracias por el comentario, Jorge.

4:58 p.m.  
Blogger Pablo dijo...

Supongo que se puede definir "piquetero" como se quiera pero esta palabra tiene su origen en los grupos que cortaban rutas durante el gobierno de Fernando de la Rua y que luego llevaron esa metodología al conurbano y las calles de la ciudad.
En ese sentido los que cortan la 136 son piqueteros pero también lo son en el sentido que Gurí Matero le da a la palabra: compiten por el poder del estado en tanto es este el que detenta el control de las rutas y el control del tránsito de personas y bienes, control del cual estos piqueteros se apoderan. Incluso restan al estado el uso de las relaciones internacionales. Su discurso "asambleista" conlleva contenidos de suplantación institucional. Es justamente este uso y asunción de poderes reservados lo que los hace sospechosos del delito de sedición (hayan querido o no incurrir en él).
Los piqueteros de Gualeguaychu no necesitan una "alternativa seria" sino que lo que deben hacer es tomar la única alternativa seria existente: asumir que los múltiples dictamenes científicos claramente dan por tierra con sus injustificados temores y prejuicios y consecuentemente liberar las rutas.
La ecología no es "un sentimiento" es una ciencia.

11:54 p.m.  
Blogger Gurí matero dijo...

La distinción que hago no se refiere al método por el cual compiten por el poder con el Estado. Tanto piqueteros como asambleístas lo hacen, y en el ámbito de la ilegalidad. No hay dudas con respecto a eso.
Mi distinción se refiere a los fines de los distintos grupos, que configuran su identidad. Los piqueteros son un grupo que trasciende sus fines concretos; en cambio, los asambleístas tienen un objetivo que, realizado, llevaría a la disolución de la Asamblea tal como la conocemos hoy (podría mutar, pero sería otra institución). Esa diferencia hace que la interacción con ella tenga características diferentes a la de los piqueteros.
Por último, no todos los estudios científicos dicen que las pasteras no son contaminantes. De hecho, la tecnología que en un principio tenían pensado utilizar era contaminante, pero estaba dentro de los límites internacionales. Pero, aunque fuera internacionalmente válida, viola igualmente el Tratado del Río Uruguay.

9:46 a.m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Más recientes›  ‹Antiguas