jueves, 12 de abril de 2007

Sobre llovido, incendiado

Como si la crisis de decadencia en las Fuerzas Armadas no fuera suficiente, ahora hay que lamentar el incendio del rompehielos ARA Almirante Irízar. Si bien no hay que lamentar muertes ni heridos entre los miembros de la tripulación, se perdieron completamente los dos helicópteros que embarcaba, además de ser evidente que el rompehielos va a estar un buen tiempo fuera de servicio, mientras se le hacen las reparaciones... si es que se le hacen las reparaciones.

¿Por qué dudo que se le hagan las reparaciones? Porque la Argentina de los últimos años tiene un triste historial en estos asuntos. ¿Ejemplos? En 1988, el portaaviones 25 de Mayo entró a puerto para una reparación general de su sistema de propulsión; los fondos jamás llegaron y el buque pasó 11 años amarrado hasta que lo vendieron a la India para ser desguazado (De reemplazo, ni hablemos). En 1989, el transporte polar Bahía Paraíso, que junto con el Irízar eran los dos buques que sostenían los esfuerzos antárticos de la Argentina, se hundió y jamás fue reemplazado. Posteriormente, el submarino San Luis ingresó al astillero Domecq García para una modernización... y el astillero fue cerrado con el submarino adentro, donde todavía está durmiendo el sueño de los justos, a pesar de la "reinauguración" con bombos, platillos y piqueteros que hizo el Néstor en 2004.

La importancia de este evento es mayor de la que se cree. En estos momentos, el Irízar es el único medio que tiene el país capaz de reabastecer a las bases argentinas en la Antártida, con excepción de la Base Marambio (a la que se puede llegar por avión). Sin rompehielos para sostenerlas, no va a quedar otra alternativa más que abandonar las bases, con los consiguientes perjuicios para la política exterior argentina.

Cabe esperar ahora que se haga una completa investigación de las causas del siniestro. Espero que no resulte que fue a causa de maquinaria que necesitaba mantenimiento o repuestos, porque sino indicaría que la decadencia militar de la Argentina está más extendida de lo que se creía. De todas maneras, cosas como éstas no importan. Nos ocupamos de temas de urgencia, como ser si echan a "Osito" de la casa de Gran Hermano, o si el gordo suicida Maradona es dado de alta (no importa, ya va a volver al hospital).

Por supuesto, la respuesta del Gobierno va a ser la misma de siempre: Nilda declamará un rato, hablará de modernizaciones, investigaciones, derechos humanos y demás sandeces, tal vez anuncie que le darán a una plazoleta el nombre de "Almirante Irízar", y después, como siempre, rezará a todas las deidades que pueda porque el tema desaparezca de la tapa de los medios. La misma historia de siempre. La misma historia a la que Nilda y su banda nos tienen acostumbrados cada vez que hay un accidente que deja al desnudo el estado de abandono de nuestras Fuerzas Armadas.

Pero ya lo veo venir: la solución a este problema será... alquilar un rompehielos. Existen opciones en el mercado... supongo que los rusos podrán prestarnos algunos de sus monstruosos rompehielos nucleares clase Arktika, ah no, me olvidé que es de propulsión nuclear y que eso no nos gusta porque es provocativo... ya sé; le pedimos a Chile que nos deje abastecer a nuestras bases usando su rompehielos, el Viel Toro. Con esa ganamos todos; Nilda hace un viaje a Chile para sacarse fotos y se llena la boca hablando sobre la integración regional.

No puede demorarse más. La Argentina necesita de una vez por todas una política de defensa seria y sensata, que contemple fondos adecuados para el mantenimiento de los medios existentes y que establezca la renovación del material. Necesita que haya funcionarios públicos que sepan del tema, y no que hayan sido puestos en medio de un arrebato de progresismo mechado con ganas de quedar bien con Chávez y Bonafini.

La Argentina necesita que sus dirigentes piensen en algo más que en las tapas de los diarios del día siguiente.

3 Comentarios:

Blogger Fabiana Bump dijo...

Lamentablemente, tenés razón.
La reparación del rompehielos seguirá el mismo destino que los 8 Panamax que el bizco prometió junto a Chávez hace unos años.
El país se hunde.

5:57 p. m.  
Blogger Charly W. Karl dijo...

En la base Vice Comodoro Marambio, por las extremas condiciones meteorológicas los aviones Hércules C-130 durante gran parte del año no pueden operar, por lo tanto se va a complicar enormemente el abastecimiento del personal de nuestro país que se encuentra en la Antártida, y como la presencia en el continente blanco es un deber, podría utilizarse parte del superávit presupuestario, del cual tanto se vanagloria el gobierno, para adquirir un buque que pueda reemplazar al que por falta de mantenimiento tuvo una emergencia grave, que por poco le cuesta la vida a un número elevado de personas.

Saludos!

10:21 p. m.  
Blogger Todos Gronchos dijo...

Ya está la bitácora del Capitán Tarapow del Irízar en la Web

Gracias por visitarla en

http://www.capitantarapow.blogspot.com

2:06 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Más recientes›  ‹Antiguas