sábado, 20 de octubre de 2012

Disociación mental


Cristina Fernández de Kirchner, "Cefecá" para los chupamedias, "Yegua" o "Perra" para mucha más gente que la que ella se imagina, anduvo pidiendo "menos odio y más amor" o algo así de parte de "los ricos", grupo con el que ella evidentemente no termina de identificarse a pesar de haber juntado cantidades de tarasca equivalentes al trabajo de varias vidas humanas en muy poco tiempo por medios inescrutables para toda la humanidad excepto para el juez Oyohervido, mientras la Agencia de Recursos Humanos "La Cámpora" estaba ahí nomás prometiendo "qué quilombo se va a armar" si alguien osaba "tocar" a la Doña.
La señora se llenó la boca hablando de soberanía y de la mar en coche, mientras del otro lado del océano un país al que no le hubiéramos dado ni la hora hace quince años se dio el gusto de tocarnos el culo y embargarnos no sólo un buque de guerra, sino un verdadero símbolo nacional, sin que desde acá hayamos hecho otra cosa más que mandar una misión de fracasados que estuvieron ahí un ratito y después se las picaron para Roma. 
Por cierto, disfruté enormemente el relato de cómo estos "enviados", entre los que se encuentran algunos responsables del patético episodio en cuestión, fueron a la fragata esperando ser recibidos con aplausos, globos, chocolate caliente y bolas de fraile rellenas con dulce de leche sólo para que la tripulación los tratara con un frío exterior y unas ganas interiores de cagarlos a patadas tan grandes que no tuvieron drama en admitirlo ante sus superiores cuando terminó todo.
Y ya que estamos con la Fragata Libertad, y de paso con la corbeta Espora que quedó varada en Sudáfrica por problemas mecánicos luego de participar en un ejercicio naval (al que fue en reemplazo del buque originalmente asignado, la corbeta Spiro, que no pudo ir... por problemas mecánicos), hoy el público en general se enteró que al famélico presupuesto de defensa le hicieron unas podas feroces... mientras siguen tirando guita al techo en el fóbal para todos que no le iba a salir "ni un peso al Estado" cuando se lo estatizó, en una aerolínea venida a menos que más que volar sólo sirve de aguantadero de camporitas, y en publicidad oficial redundante, como si no alcanzara con los coros caros de canales que nadie ve y medios gráficos que nadie lee y cuyo único propósito es complementar los "operativos Cariño" que le tienen que preparar a la Yegua para levantarle el ánimo cuando anda en la fase "depre" de su trastorno maníaco-depresivo.
No sólo Defensa se jode. También se jode el personal militar y el de las fuerzas de seguridad, de quienes estos desgraciados siguen esperando que estén listos para morir en caso de que sea necesario a cambio de migajas, desprecio y patoterismo. Se joden los jubilados que escuchan que no hay plata para ellos de boca de los "administradores" del mismo ANSES que funciona de cajita feliz de la joda. Se jode el sistema de transporte, viejo, obsoleto, demolido y estatizado de hecho. Se joden todos. Menos la propaganda, el circo y el curro. Para esos hay vía libre y la canilla sigue abierta.
Después hay que escuchar a los mismos tipos que se la pasan diciendo que vivimos en una edad de oro gracias al liderazgo preclaro de Él y de Ella, tan poderosos ambos que ni una mosca vuela sin su permiso y preclara providencia en la grandeza de la Patria, denunciando que cada cosa que va contra "el Relato" se debe a un complot oculto a plena luz del día, a una desobediencia secreta y compacta pero abierta y extendida, o a grandes males que pasaron inadvertidos durante casi diez años. 
Es así que ellos controlan todo lo que se hace, excepto lo que no se hace bien; ahí se indignan y patalean como si hubieran llegado al Gobierno ayer en el último tren del día. Es así que se pasaron (y desperdiciaron) una década pateando a los uniformados y proclamándose "restauradores del control civil", pero cuando se amotina la tropa por la aplicación de un decreto desquiciado cuyas firmas arrancan con las de la Vaca Estúpida en persona, la culpa la tienen las respectivas Contadurías por escupir el asado Nac&Pop; cuando a la fragata Libertad la incautan en un atropello vergonzoso en África, la culpa la pasa a tener un complot abierto de la Armada y no los ministros que insistieron con la pelotudez africana.
Y en otros ámbitos alcanza con prender la tele o la radio, leer el diario o conectarse a algún medio online que permita comentarios para escuchar a aprendices de guerrilleros que lo único que coparon en la vida fueron boliches y Puerto Madero tildarnos a todos de "oligarcas", a gente que la junta con pala por el simple expediente de declararse "soldados del pingüino" diciéndonos que no laburemos, a los que se masturban hablando de "militancia" puteando porque hay gente que organiza actos en contra de la Yegua, a los seguidores del cagón y violento de género de "Poronga" Moreno tildándonos de violentos, y a los fabricantes de multimedios de Yrigoyen y organizadores de los "Operativos Cariño" referirse a los cacerolazos como "inventos mediáticos".
Eso sí, nos llevan a todos de los pelos a su locura de guerra de clases y de revolución siguiendo los dictados de un humanoide como Laclau, que putea contra las Constituciones, los Parlamentos y los Tribunales por considerarlos "bastiones conservadores" contrarios a la revolución y nos canta loas al populismo desde su cátedra situada en un país tan pero tan conservador de sus instituciones como el Reino Unido, a tal grado que su Constitución está conformada por tradiciones acatadas como leyes y por documentos entre los que hay algunos del Siglo XVII (la Carta de Derechos) e incluso del Siglo XIII (la Carta Magna) que conservan su vigencia sin darle pelota a cabecitas calientes y afiebradas que sueñan con revoluciones de cuño tropical y bananero.
Hace rato que el kakismo dejó atrás la hipocresía táctica que puede poner en práctica cualquier gobierno para conservar el poder. Hace rato que dejó de ser una simple política de provocación. Últimamente parece como si realmente se lo creyeran. Como si de verdad fuera tal el grado de enajenación que creen que la realidad es eso que dicen.
No me sorprendería si fuese así.
No nos sorprendamos de lo que pueden llegar a hacer si realmente creen (no simplemente decirlo, sino creerlo como quien cree que el agua moja cuando se la toca) que la realidad es destituyente y el relato es la verdad.

4 Comentarios:

Anonymous carancho dijo...

La intriga me carcome, Mayor.
Qué hará esta manada de infelices?
Morir por la loca? Ja. Venir a patotearnos el 8N? Sí, munidos de pañales para evitar situaciones incómodas. Tirarnos encima a ...quién? La poli, el ejército, la gendarmería, cuándo acaban de reírseles en la cara?
Realmente, creo que estos son los últimos estertores de estos revolucionarios de cartón, esperando la excusa para usar el helicóptero.
Saludos mi buen amigo.

11:20 p.m.  
Blogger Andy dijo...

carancho: los soldados de Cristina sólo mueren con un cinturón en el cuello. Y ningún cacerolero se los puso...

10:15 a.m.  
Anonymous carancho dijo...

Brillante, Andy.
Saludos.

10:48 a.m.  
Blogger Mayor Payne dijo...

Andy: aplaudo de pie.

Carancho: espero de corazón que sus percepciones prueben ser verdaderas. No sé cuánto más se pueda aguantar semejante grado de estupidez criminal.

Saludos!

11:02 a.m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Más recientes›  ‹Antiguas