sábado, 24 de agosto de 2013

G. K. Chesterton

Algunas frases del escritor inglés Gilbert Keith Chesterton (1874-1936) que me parecieron interesantes de tener en cuenta en estos tiempos de locura absoluta.
  • La imparcialidad es un nombre pomposo para la indiferencia, que es un nombre elegante para la ignorancia.
  • Cuando las personas le imputan vicios especiales a la Iglesia Cristiana, parecen haber olvidado por completo que el mundo (que es lo único otro que existe) tiene estos vicios en mayor cantidad. La Iglesia ha sido cruel; pero el mundo ha sido mucho más cruel. La Iglesia ha conspirado; pero el mundo ha conspirado mucho más. La Iglesia ha sido supersticiosa; pero nunca ha sido tan supersticiosa como lo es el mundo cuando se lo deja solo.
  • Todo el mundo moderno se ha dividido en conservadores y progresistas. El negocio de los progresistas es el de seguir cometiendo errores. El negocio de los conservadores es el de impedir que los errores sean corregidos. Aún cuando el revolucionario pueda llegar a arrepentirse de su revolución, el tradicionalista ya la está defendiendo como parte de su tradición. Es así que tenemos dos grandes tipos - la persona avanzada que nos apresura a la ruina, y la persona retrospectiva que admira las ruinas. Las admira especialmente a la luz de la luna, por no decir bajo los influjos del alcohol. Cada nuevo tropiezo del progresista o pedante se convierte al instante en una leyenda de antigüedad inmemorial para el snob. Esto es el balance, o mutuo control, de nuestra Constitución.
  • Un hombre debe ser ortodoxo respecto de la mayoría de las cosas, o jamás tendrá siquiera tiempo para predicar su propia herejía.
  • Hemos dejado atrás la era del demagogo, del hombre que tiene poco para decir y lo dice a los gritos. Hemos llegado a la era del mistagogo o del don, del hombre que no tiene nada para decir, pero lo dice suave e impresionantemente en un susurro imperceptible.
  • Los cuentos de hadas, entonces, no son responsables por producir en los niños el miedo o cualquiera de las formas del miedo; los cuentos de hadas no le dan al niño la idea de lo maligno o de lo feo; eso ya está en el niño, porque ya está en el mundo. Los cuentos de hadas no le dan al niño su primera noción del cuco. Lo que los cuentos de hadas le dan al niño es su primera idea clara acerca de la posible derrota del cuco. El bebé ha conocido al dragón de manera íntima desde que posee una imaginación. Lo que el cuento de hadas le proporciona es un San Jorge que mate al dragón. Lo que hace exactamente el cuento de hadas es esto: lo acostumbra a una serie de imágenes claras de la idea de que estos terrores sin límite tienen un límite, que estos enemigos informes tienen enemigos en los caballeros de Dios, que hay algo en este universo más místico que la oscuridad, y más fuerte que el miedo poderoso.
  • Los hombres no difieren mucho respecto de las cosas a las que considerarán como males; difieren enormemente respecto de los males a los que considerarán perdonables.
  • La Biblia nos manda amar a nuestros prójimos y también amar a nuestros enemigos; probablemente porque tienden generalmente a ser la misma gente.
  • Tener derecho a hacer algo no es para nada igual a tener razón al hacerlo.
  • Cuando un político está en la oposición es un experto en los medios para lograr un fin; y cuando está en el cargo es un experto en los obstáculos para lograrlo.
  • Es terrible contemplar cuán pocos políticos son ahorcados.
  • Creo que lo que realmente ocurre en la historia es esto: el hombre viejo siempre está equivocado, y la gente joven está siempre equivocada acerca de lo que hay de equivocado en él. La forma práctica que toma es esta: que mientras que el hombre viejo puede mantenerse firme en alguna costumbre estúpida, el hombre joven siempre la ataca con alguna teoría que resulta ser igualmente estúpida.
  • Estos son los días en los que se espera que el cristiano alabe todo credo excepto el suyo propio.
  • Las falacias no dejan de ser falacias porque se han convertido en modas.
  • Democracia significa gobierno por los que no tienen educación, y aristocracia significa gobierno por los mal educados.
  • El mundo moderno está lleno de hombres que sostienen dogmas con tanta firmeza, que ni siquiera se dan cuenta de que son dogmas.
  • El periodismo consiste en buena medida en decir "Ha muerto el señor Jones" a gente que no sabía que existiera un tal señor Jones.
  • Desde la aurora del hombre todas las naciones han tenido gobierno, y todas se han avergonzado de sus gobiernos.
  • Los iconoclastas hicieron muchas más estatuas de las que destruyeron.
  • Si no logras desarrollar toda tu inteligencia, siempre te queda la opción de hacerte político.

1 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

Muy interesante. Gracias por compartir.

8:25 a.m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Más recientes›  ‹Antiguas