sábado, 26 de julio de 2008

Mezquindades

Como caprichito, le niegan al Vicepresidente el uso de un avión de la flota oficial para que vuelva a su provincia. En este caso al menos, su mezquindad tuvo un castigo bien merecido: el retorno de Cobos a Mendoza se transformó en una verdadera caravana triunfal y en un acto antikirchnerista itinerante.

En lugar de derogar la 125 como correspondía, inventaron el eufemismo de "limitar la vigencia", sin importar si con eso terminarían metiendo al país en la grave duda de si más adelante iban a intentar poner la 125 en vigor una vez más.

Como si eso no fuera suficiente, los considerandos del decreto son un listado interminable e insufrible de quejas y reproches del Gobierno contra las entidades rurales, la oposición y cualquiera que no esté de acuerdo con él, además de demostrar que se mantiene tercamente en el mismo punto de vista que lo llevó a cuatro meses de conflicto inútil.

En vez de jugar inteligentemente y sacarse de encima a lastres de corrupción, incompetencia y patoterismo como Guillermo Moreno, Julio de Vido y Ricardo Jaime, el Gobierno los mantiene atornillados a sus cargos... no sea cosa que parezca como si el Gobierno tuviera que adaptarse a un escenario cambiado.

El nuevo secretario de Agricultura no le reconoce "institucionalidad" a la misma Comisión de Enlace que dio el puntapié inicial de la mayor derrota política que sufrió el kirchnerismo en cinco años.

En vez de preocuparse por haberse fumado cuarenta puntos de imagen positiva en cuatro meses, la Presidenta todavía pretende darle clases al país y explicarles a los argentinos por qué ella es la única que tiene claro todo.

Primero fue el INTA, después la Provincia de Buenos Aires, después la Provincia de Tucumán, después el Comando de Remonta y Veterinaria del Ejército, después las fuerzas policiales... y va a seguir hasta que en la Exposición Rural no quede un sólo stand remotamente asociado con el Estado nacional o los gobiernos provinciales.

Si Hans Christian Andersen se hubiera basado en Cristina Kirchner para escribir la fábula de "El traje nuevo del Emperador", el chico que denunció la desnudez de la monarca hubiera terminado apaleado por una horda de piqueteros, mientras la soberana continuaba caminando como si nada, incluso dándose el gusto de retar a todos los que prestaran atención a la pregunta del chico, quizás acusándolos de actuar en contra de sus propios intereses.

La mezquindad de estos tipos, que se desquitan con desconocimientos, castigos y represalias e insisten en seguir a toda marcha como si nada hubiera pasado después de haber reventado los cuatro neumáticos, gastado el freno y quemado la rueda de auxilio en cuatro meses, se parece más a la de un chico que patea el tablero después de perder y culpa a los demás jugadores por su derrota.

Por mí, que sigan así. Así les va a ir.

1 Comentarios:

Blogger mariam_... dijo...

Y sí, así les va a ir.
El único problema es que no sabemos cómo vamos a quedar nosotros cuando se vayan.

10:59 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Más recientes›  ‹Antiguas