sábado, 12 de marzo de 2011

Necrofilia pelotuda

Anoche volvía del centro para casa en el colectivo y veía los afiches que habían pegado los agentes del kakismo en preparación para su aquelarre en la cancha de Huracán. El más deprimente de todos (en directa competencia con los afiches gramaticalmente incomprensibles que proclamaban que "2011 es Cristina") era uno que decía "11 de marzo de 2011 - Cámpora al Gobierno, Perón al Poder".

Ahí me dí cuenta que estamos bien jodidos. Por el amor de Dios, Perón y Cámpora están muertos y enterrados, y profanado el cadáver en el caso del Pocho... por no decir nada de cómo terminó el experimento de poner a Chirolita de testaferro presidencial y quién fue el que le mandó pegar la patada en el culo.

Y encima, como si no bastara con los casos de redención post-mortem de Alfonsín o Kirchner para demostrar la necrofilia nacional, encima ahora tenemos que bancar que se alabe la memoria del pelotudo atroz de Cámpora como para que quede en claro que ni siquiera somos selectivos con la necrofilia.

Por Dios, este gobierno ha gastado más días en elogiar a Cámpora que los días que ese forro chupamedias jugó a ser Presidente. Hasta Ricardo Fort supo mantenerse en el candelero más tiempo que "el Tío".

Pero bueno, es perfectamente consistente con el fetiche del kirchnerismo por la mediocridad en todas sus manifestaciones. Desde los nombramientos en el gabinete hasta las designaciones en organismos públicos, desde la forma en que se comportan hasta la calidad de sus ideas, desde los principios que dicen tener hasta las figuras que dicen venerar, el kirchnerismo es una interminable apología de la mediocridad.

Cámpora, siendo uno de los presidentes más mediocres de un país al que no le faltaron mandatarios mediocres para la comparación, y un ser cuya única "virtud" era su obsecuencia incondicional, tenía que ser una figura de adoración para los kirchneristas. Eso por no entrar en comparaciones entre el acceso de Cámpora a la Presidencia y la gran idea de poner en el sillón de Rivadavia a la Viudita Imbécil.

En fin, ahí seguimos nosotros como país, firmes como rulo de estatua, al borde del precipicio y decididos a ir para adelante, enarbolando el estandarte de una nulidad histórica que tuvo sus 50 días de fama hace casi cuarenta años...

1 Comentarios:

Blogger Andy dijo...

Vos porque no viste en La Matanza los pasacalles con "Perón vuelve. Néstor vive. Balestrini conducción. Espinoza intendente" ...
¿Quién c.. es Espinoza? No sé, pero el único que gana algo con esto: al menos está vivo.

6:10 a.m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Más recientes›  ‹Antiguas