sábado, 28 de julio de 2012

Caras en los billetes y caraduras en la vida


Qué quieren que les diga, me parece perfecto que pongan la jeta de la Eva en el billete de 100 mangos.

El teniente general Julio Argentino Roca es una figura que le queda demasiado grande a la manga de muerdetobillos rastreros, mediocres y resentidos del mundo Nac&Pop, y no puedo pensar en un mejor símbolo de cómo algo que alguna vez fue grande y valioso, como la Argentina que Roca alguna vez construyó y como el billete de 100 mangos que lleva su efigie, fue reducido a la irrelevancia y a la miseria por obra de populistas de cuarta como la Eva Duarte.

* * * * * * * * * *

Ahora, si de mí dependiera, los billetes del peso (o de la moneda que lo vaya a reemplazar una vez que la inflación termine por comérselo como se comió al austral, al peso argentino, al peso ley y al peso moneda nacional) no tendría próceres ni rostros humanos de ningún tipo. Aunque en el "lado de atrás" pondría imágenes de edificios y lugares emblemáticos, en el de "adelante" sacaría las caras y pondría algo completamente distinto.

Transcribiría artículos de la Constitución, completos de ser posible o sólo algunos pasajes fundamentales si son demasiado largos, como para que las personas los puedan ver todos los días y así, aunque más no sea, tengan presente en todo momento algo de lo que dice la Ley Fundamental.

Así, al voleo, sería algo como esto:

Billete de 2 pesos: En el frente, el Artículo 1 de la Constitución ("La Nación Argentina adopta para su gobierno la forma representativa, republicana y federal, según lo establece la presente Constitución"); en el reverso, el Palacio del Congreso.

Billete de 5 pesos: En el frente, todo o parte del Artículo 29 de la Constitución ("El Congreso no puede conceder al Ejecutivo nacional, ni las Legislaturas provinciales a los gobernadores de provincias, facultades extraordinarias, ni la suma del poder público, ni otorgarles sumisiones o supremacías por las que la vida, el honor o las fortunas de los argentinos queden a merced de gobiernos o persona alguna. Actos de esta naturaleza llevan consigo una nulidad insanable y sujetarán a los que los formulen, consientan o firmen, a la responsabilidad y pena de los infames traidores a la Patria"); en el reverso, el Monumento a la Bandera.

Billete de 10 pesos: En el frente, todo o parte del Artículo 14 de la Constitución ("Todos los habitantes de la Nación gozan de los siguientes derechos conforme a las leyes que reglamenten su ejercicio; a saber: de trabajar y ejercer toda industria lícita; de navegar y comerciar; de peticionar a las autoridades; de entrar, permanecer, transitar y salir del territorio argentino; de publicar sus ideas por la prensa sin censura previa; de usar y disponer de su propiedad; de asociarse con fines útiles; de profesar libremente su culto; de enseñar y aprender"); en el reverso, la Casa Rosada.

Billete de 20 pesos: En el frente, todo o parte del Artículo 21 de la Constitución ("Todo ciudadano argentino está obligado a armarse en defensa de la Patria y de esta Constitución, conforme a las leyes que al efecto dicte el Congreso y a los decretos del Ejecutivo Nacional. Los ciudadanos por naturalización, son libres de prestar o no este servicio por el término de diez años contados desde el día en que obtengan su carta de ciudadanía"); en el reverso, el Monumento a los Caídos en Malvinas.

Billete de 50 pesos: En el frente, todo o parte del Artículo 18 de la Constitución ("Ningún habitante de la Nación puede ser penado sin juicio previo fundado en ley anterior al hecho del proceso, ni juzgado por comisiones especiales, o sacado de los jueces designados por la ley antes del hecho de la causa. Nadie puede ser obligado a declarar contra sí mismo; ni arrestado sino en virtud de orden escrita de autoridad competente. Es inviolable la defensa en juicio de la persona y de los derechos. El domicilio es inviolable, como también la correspondencia epistolar y los papeles privados; y una ley determinará en qué casos y con qué justificativos podrá procederse a su allanamiento y ocupación. Quedan abolidos para siempre la pena de muerte por causas políticas, toda especie de tormento y los azotes. Las cárceles de la Nación serán sanas y limpias, para seguridad y no para castigo de los reos detenidos en ellas, y toda medida que a pretexto de precaución conduzca a mortificarlos más allá de lo que aquella exija, hará responsable al juez que la autorice"); en el reverso, el Palacio de Tribunales.

Billete de 100 pesos: En el frente, todo o parte del Artículo 22 de la Constitución ("El pueblo no delibera ni gobierna, sino por medio de sus representantes y autoridades creadas por esta Constitución. Toda fuerza armada o reunión de personas que se atribuya los derechos del pueblo y peticione a nombre de éste, comete delito de sedición"); en el reverso, el Campo de la Gloria en San Lorenzo.

No soy muy ducho en gráfica, que si lo fuera intentaría hacerlos.

Me gustaría poner el Artículo 17 ("La propiedad es inviolable, y ningún habitante de la Nación puede ser privado de ella, sino en virtud de sentencia fundada en ley. La expropiación por causa de utilidad pública, debe ser calificada por ley y previamente indemnizada. Sólo el Congreso impone las contribuciones que se expresan en el art. 4°. Ningún servicio personal es exigible, sino en virtud de ley o de sentencia fundada en ley. Todo autor o inventor es propietario exclusivo de su obra, invento o descubrimiento, por el término que le acuerde la ley. La confiscación de bienes queda borrada para siempre del Código Penal Argentino. Ningún cuerpo armado puede hacer requisiciones, ni exigir auxilios de ninguna especie") en algún lado, pero no quisiera bajar a billetes de 1 peso o ir a billetes de 200, 500 o 1000.

* * * * * * * * * *

Algo que hay que tener presente siempre que hablemos del peronismo es esto: se las arreglaron para convertir a la Provincia de Buenos Aires en un Estado fallido.

Con todo el respeto que me merecen, la Provincia de Buenos Aires no es como Catamarca o La Rioja, donde hasta asegurar el suministro regular de agua puede llegar a ser una preocupación. La Provincia de Buenos Aires tiene más de 15 millones de habitantes. Tiene una tierra tan fértil que en ciertos lugares se puede plantar un sorete y termina creciendo un soretal. Tiene industrias diversificadas. Tiene pesca. Tiene puertos capaces de conectarla con la región entera, si no es que con el mundo mismo. Tiene un clima razonablemente bueno. Lo único que le falta es petróleo.

Y en apenas un cuarto de siglo, los peronistas la transformaron de ser un distrito rico y bien capaz de cortarse solo como un país propio en un inmenso basural degradado y violento, un aguantadero para millones de seres humanos reducidos a la miseria, la ignorancia y el clientelismo, incapaz de sostenerse a sí mismo y casi inviable.

En un mundo en donde una isla de morondanga como Singapur, media península siempre al borde de una guerra nuclear como Corea del Sur o una franja de desierto como Israel, que a todos lados limita con países en los que la opinión predominante es que Hitler se quedó corto, pueden convertirse en potencias económicas regionales y mundiales, hay que tener un verdadero talento para el mal a la hora de lograr la devastación que los peronachos de todo pelaje y color hicieron en la Provincia, empezando por Cafiero, pasando por Duhalde, siguiendo con Ruckauf, después con Solá y hasta hoy con el felpúdico e indigno de Scioli.

* * * * * * * * * *

Estamos donde estamos porque hay una gran masa de argentinos a los que les cae simpática la idea de un gran Estado totalitario que les banque la vida o que se las haga imposible a aquellos a quienes odian, y porque hay otra gran masa a la que le chupa un huevo todo.

Quizás tengamos que ir hasta el fondo con todo este desastre. Hasta que aprendan. Aún si para eso haya que llorar lágrimas de sangre.

2 Comentarios:

Anonymous carancho dijo...

Estimado Mayor:
Simplemente... sublime.
Con su permiso, copy&paste del párrafo sobre la provincia de Buenos Aires.
Cuesta creer que la provincia más rica del país se haya convertido en un rejunte de miseria como el conurbano, con intendentes miserables y un gobernador cruza de gusano y trapo de piso.
No olvidemos quienes son los responsables de esta locura. Los peronchorros en sus diversas versiones, y los que los votaron.
Saludos.

9:25 a.m.  
Blogger Mayor Payne dijo...

Muchas gracias, Carancho!
Faltaba más, no hay que pedir permiso.
Y siempre hay que recordar que fueron los peronchorros, especialmente cuando de acá a un tiempo intenten dejar colgada a la Viuda Negra para mutar de nuevo.
Saludos!

12:45 p.m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Más recientes›  ‹Antiguas