sábado, 22 de diciembre de 2012

Estertores del año


Pasó y se fue el fin del mundo, qué cosa. Aunque bueno, estamos en la Argentina, todos los días tienen aquí ese gustito a Armagedón que en otros lados no se consigue...
* * * * * * * * * *
Quizás fuera una especie de profecía autocumplida, pero no deja de tener una cierta y perversa gracia que después de tantas comparaciones hechas contra el período 2001 y 2002 para demostrar lo felices y felizas que somos, el régimen de la Exitosa Abogarquitecta Egipcia nos hubiera llevado a una remake de los saqueos navideños.
Claro que de la dicharachera y ridícula viuda nada se sabe. Se encerró en su refugio sureño a llenarse de pastillas en compañía de la marsopa de su hijo, que sabe mucho de esto de ponerse duro como roca.
* * * * * * * * * *
Las teorías conspirativas están a la orden del día desde que saquearon el primer supermercado en Bariloche.
En lo personal, creo poder ver la mano negra del régimen, pero no creo que ellos hayan controlado todo lo que sucedió después.
Como viene sucediendo desde el inicio del gobierno de esta manga de forros especializados en estrellar calesitas y puertas giratorias, lo que desataron se les fue completamente de control.
* * * * * * * * * *
La inflación se come los sueldos, esperanzas y capacidades de todos, y el Gobierno se obsesiona con desmantelar el Grupo Clarín.
La delincuencia mata sin control, y el Gobierno se obsesiona con rajar a Longobardi de Radio 10.
Las hordas de lúmpenes criados durante tres generaciones en la vagancia y la dádiva escolar salen a saquear comercios cual marabuntas, y el Gobierno se obsesiona con el predio de la Rural.
En qué manos estamos, por Dios...
* * * * * * * * * *
Girando y girando en el creciente círculo
El halcón no puede oír al halconero;
Todo se deshace; el centro no puede sostenerse;
Mera anarquía es desatada sobre el mundo,
La oscurecida marea de sangre es desatada, y en todas partes
La ceremonia de la inocencia es ahogada;
Los mejores carecen de toda convicción, mientras los peores
Están llenos de apasionada intensidad.

Seguramente alguna revelación está cerca;
Seguramente la Segunda Venida está cerca.
¡La Segunda Venida! Apenas pronunciadas esas palabras
Cuando una vasta imagen del Spiritus Mundi
Inquietó mi vista: en algún lugar en las arenas del desierto
Una forma con cuerpo de león y cabeza de hombre,
Una mirada vacía y despiadada como el sol,
Mueve sus pausados muslos, mientras por doquier
Circundan las sombras de las indignadas aves del desierto.
La oscuridad cae de nuevo; pero ahora sé
Que veinte siglos de un pétreo sueño
Fueron contrariados hasta la pesadilla por el mecer de una cuna,
¿Y qué tosca bestia, cuya hora llega al final,
Cabizbaja camina hacia Belén para nacer?
"La Segunda Venida", de William Butler Yeats.
* * * * * * * * * *
Con todo lo que está pasando, volví a echarle unas leídas breves a mis ejemplares (en inglés y castellano) de "World War Z", de Max Brooks.
Por alguna razón, la idea de una epidemia global de muertos vivos que avanzan para devorarlo todo mientras la civilización colapsa, y de todo lo que hay que hacer para resurgir de semejante desastre, se me hace demasiado apropiada para estos momentos...
* * * * * * * * * *
Sepan disculparme si vino bastante parco el post de esta semana, pero llegué a fin de año quemando el poco carbón que me quedaba disponible.
* * * * * * * * * *
Fuera ya de todo pesimismo, quería desearles una muy Feliz Navidad para todos y esperemos que el futuro sea un poquito más promisorio.
O que lo hagamos más promisorio, lo cual sería mucho mejor.

3 Comentarios:

Anonymous carancho dijo...

Después de ver a las hordas villerísticas en la tele, y viendo como se reproducen los simpáticos animalitos,
calculo que en 30 años, con suerte, sus descendientes estarán danzando alrededor del fuego agitando lanzas. Sin suerte, estarán en los árboles peleándose por un cacho de bananas.
Yo vivo en un lugar donde siempre prenden estos quilombos (Moreno) y al primer wachiturro que asome, le arranco la cabeza.
Felicidades, Mayor. Y a no quejarse, ya vendrán tiempos peores.

10:14 a.m.  
Blogger Wilson dijo...

Por suerte no sucedió nada por donde vivo, pero creo que si los viera venir para mi barrio reaccionaría por lo menos como este boliviano. Les tengo un odio y asco que me resultan incontrolables. Temo cometer una locura algún día si los astros están mal alineados.

Por cierto, leyó The Zombie Survival Guide: Recorded Attacks, también de Brooks?

En fin, felices fiestas para usted y los suyos.

10:31 p.m.  
Blogger Mayor Payne dijo...

Carancho, muchas gracias por los saludos y recuerde que a los zombies sólo se los mata de un tiro en la cabeza.

Wilson, no sé cuánto tiempo más va a pasar hasta que tenga la oportunidad de reaccionar como el boliviano. De Brooks tengo la versión original de "The Zombie Survival Guide" y siempre la tengo pendiente de leer.

Felices fiestas para todos!

11:04 p.m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Más recientes›  ‹Antiguas